Empresas de gas licuado hacen lobby ante el Gobierno en guerra comercial por llegada de GNL

Están en una disputa comercial con Metrogas. Las compañías del sector se reunieron con ministra del Medio Ambiente para validarse como opción ante el diésel.;El Mercurio, 09 de julio 2009.


El Gobierno lanzó un mensaje a los industriales de la Región Metropolitana: todas las firmas que estén ocupando diésel y que hayan sido autorizadas para operar quemando gas, deben volver a este combustible, ya que con la llegada del GNL a Quintero, su disponibilidad está asegurada.

Esta postura puso a las empresas en la disyuntiva de negociar abastecimiento de gas o arriesgarse a fuertes multas e incluso a la revocación de la resolución de calificación ambiental (RCA). Sin embargo no todos los industriales gasíferos se sintieron dentro del mensaje del Gobierno.

Relevancia comercial

Lipigas, Abastible y Gasco, dedicadas a la comercialización de gas licuado (GLP) -y que facturan en torno a US$ 1.000 millones por año-, vieron con preocupación cómo se instalaba la idea de que las industrias tenían como única opción el gas que llega a través de las redes de la distribuidora, Metrogas. Las dudas surgían en especial porque se trata de un segmento de clientes de amplia relevancia: en la capital unas 320 empresas tienen acceso a las redes de gas natural, pero desde 2004 debieron comenzar a utilizar diésel o GLP.

Ante la situación, estas empresas -reunidas en el gremio GLP Chile- solicitaron una reunión con la titular del Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, para discutir distintos temas sectoriales, siendo el tema de abastecimiento industrial de gas el principal asunto tratado en la cita.

"El GLP ha sido avalado y respaldado por las autoridades, incluida la ministra Ana Lya Uriarte y la Conama, quienes dan cuenta de nuestro compromiso ambiental, lo que nos permite entregar energía limpia para las industrias de Chile", comentó Ángel Mafucci, gerente general de Lipigas y vicepresidente de GLP Chile.

Fuentes de Gobierno ratificaron la impresión que tuvieron los industriales tras la cita, en especial porque al interior de la Conama ven al GLP como un energético amigable con el medio ambiente. Sin embargo, la única salvedad es que las autoridades ratificaron su postura respecto a que las empresas que por su RCA están obligadas a usar gas natural, deben utilizar este combustible y no otro.

Tras la cita, cada industria empezó a mover sus piezas. Lipigas, por ejemplo, lanzó una agresiva campaña en que destaca que las industrias que usan GLP pueden estar tranquilas, ya que cumplen con los parámetros ambientales.

Es que desde que comenzaron en 2004 las restricciones en los envíos de gas desde Argentina, estas firmas poco a poco fueron ganando terreno entre clientes que hace una década eran marginales, al punto que para algunas de ellas este segmento representa cerca del 50% de la facturación anual.

GAS: Para agosto iniciaría las operaciones GNL en la ciudad de Quintero.
En 2008 las importaciones de gas licuado petróleo (GLP) subieron 13%.
El consumo total de GLP en Chile durante 2008 ascendió a 2,1 millones de m3.
Para firmas como Lipigas, las industrias son un 50% de las ventas anuales.
500 UTM: Podrían llegar a pagar las empresas que no vuelvan a quemar gas en sus operaciones, arriesgando incluso su permiso ambiental.
320: Son las industrias en Santiago que tienen acceso a la red de distribución de gas natural.

 

Comments are closed.