Investigan extraña mortandad de lobos marinos en Iquique

Los lobos pequeños no pueden nadar esas distancias y al quedar sin sus madres, han sido los más afectados, según María Soledad Tapia, directora regional del Sernapesca. La Nación, 24 de agosto de 2009.


Las autoridades chilenas investigan las causas de la mortandad en una población de lobos marinos en una lobera situada a las afueras de la ciudad de Iquique, donde fueron hallados cerca de 300 ejemplares muertos o agonizando.

El hecho se produjo en una lobera ubicada en Punta Patache, a 71 kilómetros al sur de Iquique y a unos 1.800 de Santiago y, según informó ayer la prensa de la zona, existe incertidumbre sobre las causas del fenómeno, que ha afectado principalmente a crías de ese mamífero marino.

Mientras algunos atribuyen la mortandad a causas naturales, otras opiniones apuntan a la escasez de comida en el sector, mientras grupos ecologistas achacan la responsabilidad a algunas instalaciones mineras próximas a la lobera o a una planta de generación térmica.

La oficina local del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) atribuyó el hecho a una escasez de alimentos en el Pacífico, a causa de la fenómeno de El Niño, lo que obliga a los lobos a internarse hasta cien millas mar adentro para encontrar comida.

Los lobos pequeños no pueden nadar esas distancias y al quedar sin sus madres, han sido los más afectados, según María Soledad Tapia, directora regional del Sernapesca.

Pero, a juicio de la ONG Atacama Sustentable, el hecho puede obedecer a la ingesta de peces contaminados por parte de los lobos, debido a una planta de molibdeno que funciona cerca del lugar.

"Lo más probable es que el alimento de estos especímenes esté contaminado, lo que estaría afectando su sistema inmunológico", dijo al diario La Estrella de Iquique la bióloga marina Sonia Moreno.

La planta pertenece a la empresa minera Collahuasi, que el pasado marzo fue multada por la Comisión Regional del Medio Ambiente por una infracción a las normas ambientales y que pertenece a un consorcio de firmas extranjeras.

El capitán de la Marina Álvaro Vicencio Andaur, gobernador marítimo de Iquique, tras recorrer el sector costero, se unió a la tesis de la falta de alimento asociada al fenómeno de El Niño y aseguró que los lobos muertos no suman centenares, "sino algunas decenas", en su mayoría de entre siete y ocho meses de edad.

Agregó que los cadáveres de los lobos presentan distintos avances en el proceso de descomposición, por lo que no todos habrían muerto en un mismo período.

Según el oficial, a la falta de comida se agregaron las marejadas que han afectado en las últimas semanas a la zona, lo que significó que los debilitados mamíferos no pudieran soportar "las fuerzas de la naturaleza".

Comments are closed.