Los «caballos de batalla» de los candidatos a La Moneda

Cuando la distancia se acorta para llegar al esperado 13 de diciembre, los comandos de Sebastián Piñera, Eduardo Frei y Marco Enríquez-Ominami ya están definiendo cuáles serán los temas principales con que pretenden conquistar al electorado. La Segunda 21 de agosto de 2009.


Y si algunos "clásicos" están en sus listados -educación o reforma laboral-, otros asuntos más "de moda" se han incorporado a sus "top five": economía "verde", calentamiento global y energías renovables.

El candidato RN hablará de gobernar con los mejores y jugarse por los sueños de los chilenos: "Hay muchos que saben hacer imposible lo posible. Llegó el tiempo de los que pueden hacer posible lo que parece imposible…".

Frei apuesta por y el diálogo empleador-trabajador y una "renovación" educativa: "El mercado tuvo su oportunidad en la educación y perdió. El Estado debe garantizar el derecho a una educación de calidad para todos…".

El diputado ex PS, en tanto, se juega por sus reformas como el cambio del binominal y "avanzar hacia una sociedad de oportunidades…".   
    
 Piñera: Crecer al 6% y tolerancia cero a la incompetencia

1- Chile de oportunidades

Volveremos a crecer al 6% promedio anual y crearemos un millón de empleos productivos en el período 2010-2014. Para ello, incentivaremos la inversión, llevándola del 22% al 28% del PNB, promoveremos la innovación, el emprendimiento, la ciencia y la tecnología, simplificaremos la burocracia, extenderemos el subsidio a la contratación a mujeres, discapacitados y otros sectores vulnerables y daremos nuevo trato a las Pymes según su realidad y problemas.

Pero debemos asumir el desafío de mejorar la calidad de la educación y fortalecer la familia. Así, duplicaremos en 8 años la subvención escolar, privilegiando a los alumnos vulnerables. Flexibilizaremos el estatuto docente, premiando a los muchos profesores que lo hacen bien, capacitando y formando mejor a los futuros educadores. Fortaleceremos el liderazgo de los directores, y la información y participación de los padres. Modernizaremos contenidos y métodos, y exigiremos a los alumnos que estudien más y mejor.

2- Un país más justo y solidario

Vamos a erradicar la indigencia el 2014 y a sentar las bases para en 2018 ser el primer país de América Latina que derrote el subdesarrollo y la pobreza, en democracia y paz. Para lograrlo, crearemos el Ministerio de Desarrollo Social, bajo la atenta supervisión del Presidente, que velará por la eficacia y justo equilibrio en las políticas. Estableceremos un Ingreso Etico Familiar que garantice a todas las familias la superación gradual de la pobreza, y extenderemos la red de protección social a sectores de clase media hoy abandonados.

Fortaleceremos y protegeremos la familia a través de programas de prevención para los niños y jóvenes como “Vida Sana”, rehabilitación como “Vida Nueva” y lucha eficaz contra la violencia intrafamiliar como “Chile Acoge”. Extenderemos a 6 meses el post natal.

Respetaremos los derechos de los trabajadores mediante una justicia laboral más ágil y un seguro de desempleo más eficaz. Garantizaremos una salud digna, con mayores recursos y autonomía en la gestión de hospitales y consultorios.

3- Un Chile más seguro

No hay verdadera seguridad cuando la gente honesta vive atemorizada y encerrada en sus casas, mientras los delincuentes se pasean.

Trabajaremos en los ejes de la prevención y la rehabilitación, modernizando el SENAME y la justicia de menores, evitando que nuestras niñas y niños se transformen en la carne de cañón del narcotráfico, alcoholismo, prostitución y delincuencia. Y, porque no hay mejor policía que el alumbrado público, implementaremos un plan masivo de iluminación de calles y plazas, cercaremos sitios eriazos e instalaremos cámaras de vigilancia en lugares públicos en que sabemos se trafica o consumen drogas.

Tendremos diez mil nuevos carabineros protegiendo a la gente y construiremos nuevas comisarías y retenes en las poblaciones y barrios más indefensos. Pondremos un candado a la puerta giratoria.

4- Una nueva forma de gobernar

Haremos un gobierno de unidad nacional, convocando a los mejores, sin cuoteos ni repartijas políticas. Tendremos tolerancia cero frente a la incompetencia, la corrupción y la desidia que están detrás de mega-fracasos como el Transantiago, el tren fantasma, Chiledeportes y tantos más. La regla será: el que mete los pies para su casa y el que mete las manos a la justicia.

5- Chile será parte de la sociedad del conocimiento

Llegamos tarde a la revolución industrial y por eso somos subdesarrollados. Pero llegaremos a tiempo a la revolución del conocimiento. Además de mejorar la educación, llegaremos con los instrumentos de la modernidad, ofreciendo la oportunidad de computador, banda ancha e inglés a todos los niños y hogares.

Muchos creen que todo esto es sólo un sueño; y tienen razón. Es el sueño de la inmensa mayoría de los chilenos por una vida mejor.

EDUARDO FREI: Nuevo Código del Trabajo, economía “verde” y energía nuclear… en estudio

1- Reforma laboral

Vamos a hacer un código del trabajo nuevo que le sirva no sólo a los hom

bres, sino también a los jóvenes, las mujeres y los adultos mayores. Queremos por una parte potenciar la inversión realizada en el capital humano dándoles a los hombres y mujeres más instrumentos para encontrar un mejor empleo, y transferir poder a los trabajadores y trabajadoras, potenciando la negociación colectiva del sindicato. La idea es que el trabajador con el empleador puedan fijar entre ellos el marco de las relaciones laborales que más les acomode, es decir, premiar los pactos. Este nuevo paradigma de relaciones laborales será producto de un gran acuerdo nacional entre los distintos sectores sociales durante el año 2010.

2- Revolución educativa

El mercado tuvo su oportunidad en la Educación y perdió. Es por ello que

el Estado debe garantizar el derecho a una educación de calidad para todos los niños y niñas de Chile. Para eso es necesario hacer dos cosas. Primero, una intervención muy grande del Estado en este sector para promover una educación pública de calidad, y además una intervención del Estado para exigirle más calidad a los sostenedores privados, pues hemos aprendido que si no los apretamos, no dan buena educación. Los sustanciales recursos que estamos asignando (la totalidad de las holguras presupuestarias existentes) serán condicionados a mejor gestión educativa. Segundo, es necesario cambiar la carrera docente. En este cambio respetaremos los derechos adquiridos y haremos al Colegio de Profesores socio de este cambio estructural. La nueva carrera docente estará basada en salarios más elevados pero con medición regular de la calidad de la enseñanza y aumentos de salarios en relación a mayores niveles de capacitación y perfeccionamiento.

3- Nueva estrategia de desarrollo

El crecimiento del país no puede seguir dependiendo de nuestros recursos naturales. Menos aun, seguir dependiendo de que los empresarios inviertan o no en más maquinarias y equipos. El nuevo paradigma de desarrollo tiene que estar basado en sumar a más gente, pero por sobre todo tiene que estar basado en la exportación de servicios utilizando la ventaja comparativa de nuestro capital humano. Todo esto implica un cambio profundo del Ministerio de Economía, el que transformaremos en un Ministerio del Desarrollo, de peso equivalente al Ministerio de Hacienda y con la misión de hacer fomento productivo activo, incentivar la transferencia tecnológica, la innovación, el emprendimiento emergente y la competencia.

4- Energía

La energía se ha transformado para Chile en un problema estratégico. Nuestra experiencia con Argentina nos enseñó que no podemos cerrarnos a ninguna opción y es necesario avanzar en los pasos necesarios para seguir estudiando el tema nuclear para, en el momento oportuno, tomar la decisión correcta. Necesitamos asegurar un abastecimiento seguro, de calidad y del menor costo posible para hogares y empresas. Al mismo tiempo, generar precios y condiciones de operación atractivos para los inversionistas. También, impulsar una ley de eficiencia energética y el desarrollo de la Plataforma Solar de Atacama para volver a Chile el líder mundial en esta área, lo mismo que hoy somos en exportación de cobre.

5- Calentamiento global

La crisis mundial ha precipitado la llegada de la economía verde: ya no podemos tapar el calentamiento global con un dedo. Para eso convocaremos a una Comisión de Calentamiento Global que durante 2010 nos hará una recomendación de políticas para Chile en este nuevo contexto. El objetivo es llegar a convertirnos en uno de los 10 países emergentes líderes en energías renovables no convencionales y en control de las emisiones de carbono.

MARCO ENRIQUEZ-OMINAMI: Empoderar a las regiones y terminar con la “sociedad de privilegios”

1- Más poder a las regiones

Partimos de la base de que Chile es un país centralizado. Por eso, en el primer lugar de nuestra reforma política proponemos distribuir el poder a las regiones mediante la elección directa de intendentes, gobernadores y consejeros regionales.

La medida contempla también la entrega de mayores facultades y autonomía política a estas autoridades, como la capacidad de determinar gravámenes e impuestos territoriales, y la administración de los presupuestos locales, en consonancia con el presupuesto nacional.

2- Más democracia y modernizacion

El segundo nivel de esta reforma política que impulsamos se basa en el cambio al sistema binominal hacia uno proporcional, uninominal y con mecanismo de corrección. Como ésta es una reforma difícil de consensuar, estimamos que la propuesta de Egdardo Boeninger sobre el tema es un buen punto de partida, entre otras razones porque considera parlamentarios no territoriales, donde habría lugar para establecer cuotas para pueblos originarios. En cuanto a la ley de partidos, proponemos establecer la elección directa de las directivas partidistas, el establecimiento de primarias para todos los candidatos, y más transparencia y recursos para el Servicio Electoral, hoy el pariente pobre de la administración pública.

3- Educar personas y no mano de obra

Esta reforma educacional parte de un segundo diagnóstico: la sociedad chilena es «de privilegios» y debe avanzar a ser una de «oportunidades». El nuevo trato docente que planteamos implica entregar mayores facultades, herramientas económicas y administrativas a los profesores. En esta línea, queremos equiparar las horas lectivas con las de preparación, aumentar recursos para la formación y post formación y la disminución progresiva de los alumnos por curso para cumplir con el estándar OCDE. Además, proponemos revisar el Estatuto Docente, el que no será necesario con este nuevo trato.

Junto con esto, proponemos una inversión de US$ 1.900 millones en infraestructura y la «desmunicipalización» de la educación, para que los establecimientos sean administrados por unidades territoriales capaces de generar economías de escala necesarias para maximizar las posibilidades de negociación con sus proveedores y optimizar la entrega de recursos.

4- Equidad, simplificacion y transparencia tributaria

La economía chilena es concentrada y se requiere mayor recaudación. De ahí que nuestra reforma implica, por un lado, el cambio de la carga tributaria, con nuevos impuestos a la minería, alcohol, tabaco y la generación hidroeléctrica en plantas de más de 20 años.

Por otro lado, proponemos una modificación a la estructura impositiva por la vía de la simplificación tributaria y propender a una tasa impositiva plana entre personas y empresas. En este punto, queremos cambiar el tope del impuesto a las empresas a 30%, y la reducción del impuesto máximo a la renta de personas del 40% al 30%, bajando los demás tramos en 25%.

Nuestra reforma contiene además un cambio en el modelo de exenciones, creando incentivos al emprendimiento y la innovación, como la eliminación del impuesto de timbres y estampillas. Por otra parte, estudiamos la aplicación de «impuestos verdes», que desincentiven la producción y actividad contaminante.

5- Estabilidad del ingreso y empleabilidad

Consiste en revisar y aumentar el seguro de desempleo, para reemplazar progresivamente la indemnización por años de servicio. Esto parte de la premisa de que hoy existe una mayor movilidad laboral, en la que se pretende resguardar la estabilidad del ingreso, junto con mejorar la capacidad de empleabilidad de los trabajadores. Para ello planteamos mayores incentivos a la capacitación, evitando así que alguien se quede atrás a la hora de buscar trabajo.  
 

Comments are closed.