Desarrollo acuícola

Columna de opinión de Giuliana Furci, Coordinadora del Programa de Salmonicultura de Fundación Terram, publicada en diario El Divisadero el 06 de agosto de 2009.


Hace varios meses se discute el proyecto de Ley que busca la modificación de la Ley General de Pesca y Acuicultura. Dicho proyecto busca cambiar la legislación para, entre otras cosas, posibilitar la entrega de concesiones acuícolas como garantía a créditos bancarios, hipotecándolas. Las concesiones acuícolas constan de una porción de agua y fondo marino, que se entrega de manera indefinida a terceros para su uso y goce. Actualmente, se paga cerca de $70.000 anuales por cada hectárea (plana) de superficie concesionada, sin considerarse el volúmen ocupado o afectado.

Al abrirse la posibilidad de revisar la legislación en materia de acuicultura, es necesario plantearse y revisar claramente las metas nacionales y regionales en materia de desarrollo acuícola. En la actualidad conviven salmoneros, mitilicultores, abaloneros y algueros junto con la pesca artesanal, el turismo y los proyectos de conservación en regiones de ecosistemas frágiles, como los son los de la Décima y Undécima regiones.

Esta modificación de la Ley General de Pesca y Acuicultura abre la posibilidad de atender los problemas generados por la convivencia de estas diferentes actividades económicas, pero hasta el momento está muy lejos de abordar este objetivo. Muy por el contrario, vemos que una vez más se le está poniendo prioridad a la continuidad del cultivo de salmónidos, aunque este cultivo haya demostrado ser contaminante y social y económicamente insustentable.

Los problemas de las actividades acuícolas afectan a las regiones australes de sobremanera, pues los niveles de cesantía crecen por sobre el promedio nacional, dejando una estela de incertidumbre y en muchos casos desesperación. Los impactos ambientales impiden el adecuado funcionamiento de otras actividades como la pesca artesanal y el turismo, y la basura deja playas sucias y presenta peligros para mamíferos marinos y aves de la zona.

Ahora es el momento de cambiar nuestra forma de ver la acuicultura, pues no solamente es una actividad para el corto plazo, sino un sector que requiere de planificación a nivel de desarrollo nacional y regional en armonía con las otras actividades regionales.

Comments are closed.