El bosque nativo sigue a la espera

Se promulgó a mediados del año pasado, pero la Ley de Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal todavía no está activa. Falta que la Contraloría apruebe los reglamentos que le permitan operar y trabajar en la ley complementaria. Revista del Campo 31 de agosto de 2009.;;


Aunque fue promulgada el 11 de julio de 2008, la Ley de Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal, más conocida como Ley de Bosque Nativo N° 20.283, todavía no entra en funcionamiento. Es decir, está vigente, pero el aporte principal de este instrumento, el incentivo económico a prácticas de manejo de bosque nativo y la creación de un fondo de investigación, aún no operan. Y sin los incentivos, la ley no está activa, por más que las bonificaciones destinadas al manejo -US$ 8 millones de dólares- estén contempladas en el presupuesto de este año. Y todo depende de la Contraloría.

"La ley de bosque nativo está en plena aplicación. Lo que pasa es que, para algunos pasos específicos se requieren reglamentos que están prácticamente listos. Sólo faltan detalles. Tenemos calculado que durante agosto la Contraloría tomará razón de éstos", explica Catalina Bau, directora ejecutiva de Conaf.

En realidad, sin reglamentos, la ley no puede aplicarse, pues no puede cumplir su objetivo de bonificar e incentivar el manejo y la investigación del bosque.

La normativa establece que habrá dos concursos. Uno es el fondo de conservación de US$ 8 millones -US$ 4 millones para los pequeños propietarios y US$ 4 millones para los medianos y grandes- destinados a bonificar el buen manejo del bosque. El otro es para generar investigación sobre el bosque nativo, como la evaluación de los efectos de las intervenciones sobre éste de acuerdo a la Ley, junto con investigar, promover e incrementar los conocimientos sobre ecosistemas forestales nativos, su ordenación, preservación, aumento y recuperación.

Para poder realizar estos concursos se requieren dos reglamentos que la Contraloría ya tendría aprobados. Uno es el del Fondo de Conservación, Recuperación y Manejo Sustentable del Bosque Nativo, y el otro, el de los Recursos de Investigación. Estos ya estarían en manos del Minagri, pero aún no han sido publicados en el Diario Oficial, pues falta un paraguas mayor: el reglamento General de la Ley, que es el que finalmente permitirá que los otros dos puedan funcionar y realizar los concursos. Éste ya fue revisado, en primera instancia, por la Contraloría, y retirado en junio por el Ministerio de Agricultura para ver las observaciones. Todavía debe ser modificado, devuelto a la Contraloría, vuelto a evaluar y aprobado. Recién entonces, y en un plazo que nadie conoce, podría ser aprobado y la ley finalmente estaría plenamente operativa.

"La demora se debe a que se trata de una ley extremadamente compleja. La parte administrativa necesaria para hacer los concursos está lista, sólo falta que la Contraloría dé el vamos. Ya discutimos con el consejo consultivo de la ley -integrado por pequeños propietarios, miembros de Infor, Conama, ONG’s y académicos- los criterios para la focalización de los recursos y tenemos listas las líneas de investigación para poder llamar a concurso. La capacitación para que los pequeños propietarios vayan a concurso ya se está haciendo", explica Catalina Bau.

Lo del concurso de manejo es la base de esta ley. El bosque nativo suma 85% del total del sector forestal. Actualmente las grandes empresas cuentan con sólo 3% del total nacional. El resto está en manos de pequeños y medianos propietarios que, al no contar con recursos para manejarlo, terminan sacando los mejores árboles, vendiéndolos a un precio bajo, lo que afecta la calidad del bosque. Por ello la ley estableció un concurso para bonificar cada actividad de manejo que se realice. La asignación de esos recursos es a través de un tabla de valores.

"La tabla de valores es la bonificación y está calibrada de acuerdo a las tareas que se hacen. Debe publicarse una vez al año. Lo hicimos, pero distintos actores le plantearon a la ministra de Agricultura que se requería que los valores de esa tabla se mejoraran, lo que no se había hecho no porque la autoridad no quisiera sino porque había cierto desconocimiento de las actividades del bosque nativo. La tabla mejorada ya está lista, la Contraloría ya ha tomado razón de ella", indica Catalina Bau.

Pero los reglamentos para los concursos no son lo único que falta.

"Aún no está el reglamento de suelos y agua, que el consejo consultivo debería comenzar a discutir en octubre", dice Flavia Liberona.

Los temas que quedaron fuera

Sin embargo, el problema no termina ahí.

"Cuando se publiquen los reglamentos, la Ley de Bosque Nativo estará funcionando. Pero hay un compromiso político del Gobierno con los actores, la Corma, las ONG, los académicos, los pequeños propietarios, de abordar ciertos temas y ese compromiso no se está respetando", explica Flavia Liberona.

La Ley de Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal se tramitó durante 16 años; de hecho, entró a la Cámara de Diputados durante el gobierno de Patricio Aylwin en 1992, convirtiéndose en la más antigua en el Parlamento. Para evitar que siguiera atrapada en el Congreso se optó por excluir algunos temas, como la sustitución del bosque esclerófilo en la zona central.

"Había puntos que dificultaban su aprobación, como la sustitución del bosque nativo de la zona central por plantaciones agrícolas y forestales. Esos temas se excluyeron para destrabar la ley, con el compromiso de que iban a ser considerados en una ley complementaria. El compromiso que el Gobierno asumió con el Senado es que esta última entraría al Parlamento nueve meses después de aprobada la ley corta", explica Flavia Liberona, directora ejecutiva de Fundación Terram y coordinadora de la Red de Bosque Nativo.

La ley fue promulgada en julio de 2008. Es decir, hace 13 meses. La complementaria todavía no ve la luz. Al menos al Congreso no ha entrado ni se ha discutido en el Consejo Consultivo. 
 
 
 Recuadro : 
 
 Quiénes Concursan

"Todo propietario que quiera hacer un manejo sustentable de su bosque puede concursar al fondo de bonificación", dice Catalina Bau.

Los recursos asignados por la Ley se dividen, US$ 4 millones para los chicos y US$ 4 millones para los medianos y grandes. A diferencia del DL 701 que exige ser propietario del terreno para postular, a este sistema de bonificación se puede postular aún si el derecho de propiedad está en tramite.

Qué reglamenta la ley complementaria

El objetivo de la ley complementaria que hay que redactar es resolver el problema de la sustitución de bosque esclerófilo de la zona central.

La necesidad de tierras agrícolas ha llevado a que gran parte de este tipo de bosques haya sido reemplazado por cultivos agrícolas, especialmente en las regiones V, VI y Metropolitana, principalmente.

"Los estudios científicos que hemos hecho demuestran que una cuenca forestada con bosque nativo mantiene el caudal mínimo en verano, mientras que en otras cuencas, como las plantadas con pinos y las que no tienen cobertura, interrumpen su caudal en verano y la calidad del agua es muchísimo inferior", explica Antonio Lara, decano de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Austral y miembro del Consejo Consultivo del Bosque Nativo.

De hecho, según investigaciones del núcleo científico Forecos de la Universidad Austral, si aumenta o baja en 10% el bosque nativo, el caudal de los ríos del lugar sube o baja en 14%.

Las investigaciones muestran que, además, el manejo de los renovales nativos puede aumentar en más de 30% los caudales anuales comparados con cuencas con renovales sin manejo.

Comments are closed.