Un breve respiro

Hay una buena noticia para los santiaguinos acostumbrados a la mala calidad del aire. Según datos de la Conama, este año ha habido sólo 12 días de alta contaminación, es decir, diez alertas ambientales y dos preemergencias. Radio U. de Chile 13 de agosto de 2009.


Sin embargo, para los ambientalistas y expertos, esto se explica sólo porque ha habido lluvias y vientos que han favorecido la ventilación de la cuenca.

Así lo afirmó en el programa Semáforo de Radio Universidad de Chile, Paola Vasconi, coordinadora del programa de Medioambiente de Fundación Terram, quien además criticó las reformas al Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica que aún sigue en la Contraloría para su toma de razón.

La ambientalista recordó que diversas organizaciones presentaron un recurso para evitar que las empresas contaminantes puedan eximirse de cumplir las metas de emisión de óxido de nitrógeno, uno de los que origina el peligroso material particulado fino, tan dañino para la salud.

Según Vasconi, hay que agradecer que este año las condiciones atmosféricas le permitan a los capitalinos respirar mejor, pero advirtió que los riesgos de generar enfermedades respiratorias y cardiovasculares se mantienen, pues se desarrollan a largo plazo.

Por ello, la representante de Terram llamó a las autoridades a no seguir tomando medidas cortoplacistas y realizar cambios radicales como, por ejemplo, descomprimir la cuenca: “no puede ser que el 50 ó 60 por ciento de la población viva en Santiago, ni que el parque automotriz aumente en 200 mil vehículos por año, que tengamos más de seis mil industrias, hasta una termoeléctrica en el anillo de Américo Vespucio. Hay muchas cosas que por lógica no deberían ocurrir y siguen sucediendo”, criticó.

Paola Vasconi enfatizó que todas las medidas a favor de la descontaminación del aire en Santiago deben ir aparejadas con una real discusión en el Congreso para desincentivar la centralización y no remitirse sólo a controlar las fuentes de emisión como se hace hasta ahora.

De todos modos, la coordinadora del programa de Medioambiente de Fundación Terram ve con buenos ojos la futura aprobación de una nueva institucionalidad que permitirá jerarquizar la discusión política: “Lo que nos pasa actualmente es que el tema ambiental se diluye y yo creo que va a permitir separar funciones, un ministerio, que se va a dedicar a las regulaciones, un servicio de regulación ambiental y una superintendencia de fiscalización”, señaló.

No obstante, la ambientalista recalcó que aún hay temas pendientes para que este proyecto sea aprobado, como la creación de un Servicio de Parques y Áreas protegidas y la ampliación de la participación ciudadana en los estudios o declaraciones de impacto ambiental, algo resistido por las empresas.

En las próximas semanas debe votarse en el Senado la idea de legislar esta nueva institucionalidad ambiental, para proceder a hacerle indicaciones y luego discutirlas, antes de votar el proyecto en forma definitiva.

Algo que, a juicio de la ambientalista, tomará algo de tiempo, sobre todo en un período previo a elecciones.

Comments are closed.