Estado aportará US$300 millones para subsanar daños por centrales eléctricas

Mediante un proyecto de ley pronto a discutirse, cartera de Energía busca compensar el uso de terrenos rentables y las emisiones contaminantes inyectando recursos en comunas afectadas. Críticos ambientalistas creen que se está comprando el silencio de la población. Invertia 17 de septiembre de 2009.


Un impuesto específico de beneficio municipal de 270 UTM por cada megawatt (MW) de potencia que generen, es lo que tendrán que pagar las compañías que conecten unidades a un sistema eléctrico con una capacidad instalada igual o superior a 200 MW, es lo que plantea un nuevo proyecto de ley.

Ad portas de entrar al Congreso Nacional, la iniciativa creada por el Ministerio de Energía busca compensar monetariamente a las ciudades donde se emplazan centrales eléctricas, remediando el alto costo que tiene, para el desarrollo comunal y la salud de los habitantes, el uso de terrenos rentables y las eventuales emisiones contaminantes.

Los ediles de las localidades clave se han mostrado satisfechos con el folio, igualmente las grandes industrias eléctricas; pero no los ambientalistas. Las organizaciones ecológicas critican la medida, creyendo que detrás de la compensación, hay un objetivo político: reducir el rechazo de las comunidades a la instalación de centrales.

Según la fórmula tributaria, el aporte a nivel nacional llegará a los US$300 millones. El deducible se cancelará en cuotas anuales y las empresas podrán descontarlos de sus impuestos. Los municipios deberán usar los fondos para obras de desarrollo local. Y sólo Copiapó, Valparaíso y Aysén se llevan el 44% de los recursos.

REGIÓN DE AYSÉN
El mayor aporte -un 16% del total- será el de con US$49 millones de HidroAysén Endesa-Colbún a Cochrane y Villa O’Higgins, como consecuencia de la instalación de 5 centrales que implican 2.750 MW en total. Per cápita, el aporte será de US$14,8.

Es un gran aporte, no obstante la Coordinación Internacional del Consejo de la Defensa de la Patagonia señala que los recursos a entregarse no evitarán y se perderán en el daño que se producirá en la zona. El directivo del consejo, Juan Pablo Orrego, sostiene que sólo por concepto de turismo se perderán unos US$40 millones al año.

REGIÓN DE VALPARAÍSO
Compensación por más de US$45 millones recibirá la región de Valparaíso, llevándose otro 15% del total de las contribuciones. Puchuncaví será la comuna más beneficiada, recibiendo US$41,1 millones por los proyectos Ventanas Codelco, Río Corriente Southern Cross, Campiche (hoy paralizado) y Nueva Ventanas AES Gener.

El alcalde de Puchuncaví, Agustín Valencia, adelanta que los recursos irán a un "banco de proyectos que tenga directa relación con la mitigación medioambiental versus la producción de energía que hoy tenemos".

En Quintero, el proyecto Central Quintero Endesa debiese generar a la comuna un monto de US$4,3 millones, puesto que su capacidad instalada será de 240 MW.

Dado que la bahía está totalmente contaminada, nunca se podrá invertir en turismo de alto nivel, por tanto el foco es la comuna de Ritoque, "donde se puede explotar el desarrollo turístico e inmobiliario, pero también es necesario inyectar recursos en la salud municipalidad y en la educación", anticipa el edil José Varas.

NORTE CHICO
La región de Antofagasta es la tercera en recibir el mayor aporte, con un total de US$43,8 millones. El monto se desglosa en US$13,5 millones para Antofagasta por la central Mejillones Edelnor, US$25,8 millones para Mejillones por las centrales Angamos Norgener y AES Gener, además de la termoeléctrica Andino Suex Energy, y US$4,5 millones para Calama por la Granja Eólica Endesa.

EN la III Región, el aporte es de US$37,7 millones para Copiapó, por la central Castilla MPX Energía. Sólo este monto significa un 12,5% del total de las compensaciones.

FUERTE RESISTENCIA
"Las compensaciones hacen que comunidades pobres o distantes tengan que aceptar pagos por rebajar su calidad de vida", cree Flavia Liberona, directora ejecutiva de la fundación ecologista Terram. Esa no es la forma correcta de hacer política, opina la experta, ya que no responde a un ordenamiento territorial pensado para todos.

La compensación monetaria no salvaría la economía local de Aysén, puesta en jaque con el plan hidroeléctrico. "¿Por qué esa comunidad tendría que recibir plata por bajar sus decisiones de implementar el ecoturismo?", se pregunta Liberona. En tanto, en la IV región, las termoeléctricas dañan el borde costero, impidiendo la pesca artesanal.

Además está el problema de la contaminación. "¿Qué sentido tiene pagarle al municipio para que haga parques y jardines, si van a tener un gasto muy alto por concepto de población enferma o aumento de la mortalidad?", inquiere la experta.

Estos proyectos "alteran la condición medioambiental de las comunas y evidentemente eso tiene que retribuirse, pagando las empresas los costos que significa aquello. No puede ser que hoy la ecuación esté apuntando solamente al tema del desarrollo energético", concluye por su parte el alcalde de Puchuncaví.

Comments are closed.