Identifican especies aptas para biocombustibles

El estudio, encargado al Centro de Información de Recursos Naturales (Ciren), analizará las posibilidades para desarrollar este tipo de agroenergía en Chile. El Mostrador, 29 de septiembre 2009. Lea noticia en El Mostrador.


Con el objeto de determinar el potencial de las 30 especies vegetales de mayor ventaja para la producción de biocombustibles en Chile, el Ministerio de Agricultura, a través del Centro de Información de Recursos Naturales (Ciren), dio inicio al estudio denominado “Zonificación Espacial de Aptitud Productiva de Especies Bioenergéticas”.

La ministra de Agricultura, Marigen Hornkohl, destacó que este proyecto se enmarca dentro de la tarea del Minagri referida a contribuir a la ampliación y diversificación de la matriz energética del país y a responder a este desafío de manera sustentable.

“Este objetivo nos obliga a analizar alternativas como la energía renovable no convencional y a estudiar las especies que mejor servirán para este propósito, principal objeto del estudio".

Por su parte, el director del Cirén, Rodrigo Álvarez, explicó que la investigación “permitirá dimensionar, por una parte, el tipo de especies que presentan mejores posibilidades de adaptación a las condiciones agroecológicas específicas del país y, por otra, la superficie potencial de cultivo asociada a cada una”.

Según la Agencia Internacional de Energía, el mercado global de los biocombustibles se expande al 15% anual, mientras que en la Unión Europea las importaciones de este energético crecen al 65%.

“En atención a esta oportunidad económica y considerando además que Chile compra cerca del 98% del petróleo y el 96% del carbón que requiere, es muy relevante que el sector público y privado cuenten con información sobre el potencial de especies aptas para agrocombustibles”, contextualizó Álvarez.

Al respecto, la Ministra Hornkohl indicó que se espera que “los resultados orienten las acciones del sector privado para disminuir riesgos e incertidumbres al momento de la decisión de sembrar o plantar estas especies”.

La investigación, que contempla una duración máxima de 7 meses, incluirá la sistematización de información fenológica y fisiológica de especies no tradicionales como ricimo, jatropha y jojoba, e incluirá también cultivos más conocidos como soja, mostaza y remolacha.

El estudio considera la elaboración de bases de datos de clima y suelos ad hoc a nivel nacional, la creación de un sistema de información territorial con datos generados en el estudio y la creación de un set de monografías con los requerimientos fisiológicos y aptitud potencial de cada una de las 30 especies.

Las especies de interés corresponden a tipos de cultivos como avena, cebada maíz, sorgo, trigo panadero, cártamo, girasol (maravilla), lino, mostaza, raps (colza, invierno, primavera), soja, nabo forrajero, papa y remolacha.

Los tipos arbustivas son el ricino (higuerilla, tártago, mamona), jatropha, jojoba, guindilla, atriplex, kenaf y la tuna.

Finalmente, las especies arbóreas investigadas serán el aromo chileno y australiano, espino, el eucalipto norte, central y sur, sauce, álamo y paulownia. 

Comments are closed.