Nuevas normas sanitarias aumentarán en 30% costos de industria salmonera

Afirmó el presidente del gremio, César Barros. Un aumento de 30% en sus costos de producción está asumiendo la industria salmonera local, a raíz de la implementación de las nuevas exigencias sanitarias, impuestas por las empresas y por la autoridad, destinadas a superar la crisis sanitaria provocada por el virus ISA. El Diario Financiero, 25 de septiembre 2009.
Lea noticia relacionada: Gobierno pide a legisladores apurar trámites del proyecto de pesca.


Así lo señaló el presidente de SalmonChile, César Barros, quien destacó que este costo le permitirá a la industria “ser mucho más sustentable en el largo plazo”. A su vez, manifestó que gracias a las 54 medidas sanitarias que implementan los socios de SalmonChile –de las cuales 30 ya son obligatorias por resolución de la autoridad y también estarán en la nueva legislación del sector- las empresas han podido reducir la mortalidad de salmones por el virus ISA y la presencia de caligus o “piojo de mar” en los centros de cultivo .

“Todos los indicadores apuntan a que el tema sanitario afortunadamente está siendo superado y esperamos que no vuelva a haber rebrotes. Esto significa que las normas que nos hemos autoimpuesto se están cumpliendo en gran medida y esperamos tener toda la colaboración de Sernapesca para que agregue y tome como propias todas las normas que nos hemos impuesto”, dijo.

Caída en la producción

Entre las nuevas obligaciones sanitarias que deberá cumplir la industria figura la disminución de la densidad de los salmones en los centros de cultivo, para evitar el contagio y la propagación de enfermedades entre los peces, además de los descansos obligatorios de tres meses luego de un período de producción en cada una de estas instalaciones.

En esa línea, Barros agregó que lo anterior provocará una caída cercana al 30% en la producción de la industria, que previo a la propagación del virus ISA obtuvo hasta 600.000 toneladas brutas al año.

“Hay cálculos que indican que considerando los centros que habían en el peak de la industria, la producción bajaría alrededor de un 30% por el sólo hecho de implementar los descansos”, precisó.

Barros subrayó que el sector está dispuesto a pagar los costos económicos y productivos, pero no con “el maltrato político que está sufriendo la industria”, haciendo referencia a la tramitación de la nueva ley que regirá al sector y la inclusión de un vencimiento temporal para las nuevas concesiones acuícolas, como también la caducidad de dichos permisos ante faltas a la normativa laboral.

Los nuevos gastos

Vacunación de peces
Una de las medidas que se autoimpuso la industria es la vacunación obligatoria de los peces contra el virus ISA y otras enfermedades antes de ingresarlos a los centros de cultivo. 
El costo de cada vacuna es de US$ 0,62 por pez.

Tratamiento de mortandad en centros
A las empresas se les exigirá llevar un registro de los peces muertos en cada centro de cultivo, clasificando los decesos por causa y disponer luego de métodos de bioseguridad, para separar contacto de peces vivos con muertos. Se estima que estas medidas tienen un costo cercano a US$ 50.000 por cada centro de cultivo.

Transporte seguro entre instalaciones
Las empresas deberán transportar los peces entre los centros de cultivo a través de wellboats cerrados, lo que evitará el traslado y la diseminación de enfermedades en las áreas marítimas. Sin embargo, en la industria explican que esta medida requerirá de altas inversiones de las firmas que prestan el servicio, por lo que estiman se incrementarán los costos de transporte de la biomasa.

 

 

Comments are closed.