Hielo estival del Ártico desaparecería en décadas

Expedición encontró evidencias de que el hielo se está adelgazando más rápidamente de lo esperado. Si antes la antigüedad promedio de la capa de hielo era de varios años, hoy la delgada capa es de hielo joven de menos de un año de formación. La Nación, 17 de octubre 2009.


Una expedición al Polo Norte confirmó que el hielo ártico es más delgado de lo que se esperaba. Otra vez asomaron los temores de que la región se quede sin hielo en verano dentro de unas pocas décadas.

El Catlin Arctic Survey, dirigido por el explorador polar Pen Hadow, encontró que el área de su investigación estaba cubierta casi enteramente por hielo de menos de un año de antigüedad. La región, ubicada en la parte norte del Mar de Beaufort, solía contener hielo más antiguo y más espeso que se formó durante varios años y que es más resistente a los derretimientos de verano.

La investigación, realizada este año para aumentar el conocimiento del impacto del cambio climático en el Ártico, estuvo plagada de dificultades técnicas y terminó con los tres exploradores rescatados del hielo a 450 kilómetros de su destino original, el polo.

Peter Wadhams, de la Universidad de Cambridge, analizó los hallazgos del equipo y dijo que “al ser ahora el hielo de una mayor parte de la región un hielo de primer año, es claramente más vulnerable. Ahora es más probable que el área se convierta en aguas abiertas en cada verano, adelantando la fecha potencial en que el hielo de verano se habrá ido completamente”.

El espesor promedio de las muestras de hielo medidas por el equipo fue de 1,8 metros, un grosor considerado demasiado delgado para sobrevivir a la próxima estación veraniega de derretimientos. Los datos del equipo todavía no se han publicado, pero serán entregados a la revista Cold Regions Science and Technology.

Al anunciar los hallazgos en una conferencia de prensa esta semana, Hadow dijo que “este es el tipo de trabajo científico que siempre quisimos apoyar, porque llegan a sitios del Ártico que son de otra manera casi imposibles de alcanzar para propósitos de investigación. Es lo que debiera estar haciendo la exploración moderna”.

Problemas con un radar destinado a escanear el hielo, significó que los exploradores se vieran obligados a realizar en su ruta varios miles de mediciones del espesor del hielo utilizando un taladro manual. Wadhams dijo que los resultados coincidían con otros estudios de la región, pero que el adelgazamiento no podía atribuirse simplemente al calentamiento global. Dijo que también han contribuido cambios recientes en los patrones del viento en el Ártico, porque ha redireccionado gran parte del hielo flotante.

Un estudio de la NASA realizado recientemente mostró que la capa permanente de hielo ártico alrededor del polo norte se ha adelgazado en más de un 40% desde 2004.

Comments are closed.