Los nuevos poderes de Conaf tras la Ley de Bosque Nativo

Cambio de rol. Sólo el 1,2% de los $ 47.777 millones asignados a Conaf para 2010 está dirigido a implementar la Ley de Bosque Nativo. El Diario Financiero, 16 de octubre 2009.


Muy lejos aparecen aquellos tiempos en que al son de la canción "a trabajar, a trabajar, el bosque hay que cuidar…" el personaje Forestín enseñaba a prevenir los incendios.

Hoy, el futuro de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) se ve distinto, complicado, ya que a su labor de cuidado sumó una tarea que amenaza con internarla en un espeso bosque burocrático.

La atribución de determinar si millonarias inversiones de compañías eléctricas, forestales e incluso proyectos estratégicos de conexión vial en el sur del país, merecen recibir el carácter de interés nacional -un requisito indispensable para su materialización, cuando están emplazados en zonas donde existen especies de árboles protegidas, exóticas o bien en peligro de extinción-, volvió las miradas hacia esta institución, que nació hace cuatro décadas.

En círculos empresariales hay dudas respecto de la suficiencia de las capacidades humanas, técnicas y económicas de este servicio para absorber un procedimiento que podría poner en jaque proyectos tan emblemáticos como las centrales de Aysén, su línea de tramsmiSión o parte de los planes del Ministerio de Obras Públicas, entre otros.

A este nivel se comenta que la experiencia de las primeras empresas que se sometieron al proceso que -instaurado en la Ley de Bosque Nativo,cuyo reglamento se publicó el 5 de octubre- es requisito para levantar la prohibición total de intervención y tala en estas zonas, encendió alarmas, porque aunque no es la única atribución del servicio,es vista como la más importante.

Actualmente son seis profesionales de la Gerencia de Áreas Silvestres y Medioambiente los responsables del proceso y han acudido a otras divisiones de la Conaf. Además,se incluyó a otros cinco servicios: las comisiones nacionales de Medioambiente (Conama) y Energía (CNE), los ministerios de Obras Públicas y Minería e incluso la Secretaría General de la Presidencia (Segpres).

De las cinco solicitudes hoy en trámite, entre las que predominan iniciativas eléctricas, se han evacuado dos resoluciones de centrales en la VI y VIII Regiones.

Catalina Bau, directora ejecutiva de la Conaf, admite que se enfrentan a un proceso nuevo, "una experiencia interesante", que ahora los tiene más tranquilos porque cuentan con el instrumental normativo y la capacitación necesarias.

Recursos limitados

Otro dardo que apunta a la Conaf son los recursos que la entidad maneja para efectuar este trabajo. Sólo el 1,2% de los. $ 47.777 millones asignados a Conaf en el presupuesto 2010 está dirigido a implementar la Ley de Bosque Nativo.

Si bien la titular de la corporación reconoce que la carga de trabajo que tienen es enorme, afirma que tanto los recursos humanos como económicos disponibles son adecuadas para cumplir esta tarea en los plazos fijados por ley -de hasta 90 días para la declaración • de interés nacional-, y que en el gobierno hay disposición para autorizar nuevo financiamiento y sumar nuevos evaluadores.

Corregir el estatus privado que Conaf mantiene es una de las mayores deudas que el Estado tiene con el organismo. De hecho, el Tribunal Constitucional recomendó corregir esta situación cuando evaluó la Ley de Bosque Nativo.

A juicio de los privados esto es irregular y Bau reconoce que aunque no figura en los planes de la administración Bachelet, es una tarea pendiente.

Mientras ello no suceda, otra de las misiones que enfrentará la Conaf es alejar los fantasmas de la desaparición.

Al menos en dos oportunidades los trabajadores del organismo han manifestado sus aprensiones sobre su futuro. Un cambio en los estatutos de la corporación en enero de 2008 fue un primer indicio de la intención de repartir las tareas de Conaf en otras reparticiones como la Conama y el Servicio Nacional de Turismo (Sematur).

Un segundo fue el proyecto del ministerio del Medioambiente, hoy en trámite, y que antes de entrara! Congreso absorbía las atribuciones de CONAF, pero que a última hora y por instrucción presidencial fue removido, trascendió que por gestiones sindicales.  
 
Catalina Bau, directora ejecutiva de la Conaf : "Entiendan que es una medida excepcional"  
   
 "No todos los proyectos pasan por la Ley de Bosque Nativo, queremos que los proponentes entiendan que es una medida excepcional, que no la vamos a usar en forma generalizada porque no todo proyecto es de interés nacional".

Con estas palabras, la directora ejecutiva de la Comisión Nacional Forestal (Conaf), Catalina Bau, llama a la calma respecto del impacto que la declaración de interés nacional tendrá sobre los nuevos proyectos productivos.

A su juicio, el temor de los empresarios frente a la normativa se disipó y obedeció a la "incertidumbre habitual que provoca una ley nueva y que a medida que avance su implementación, las dudas y críticas deberían desaparecer".

Un elemento respecto del cual insiste es la importancia de que los proponentes de proyectos "puedan hacer la mayor cantidad de modificaciones a sus planes y apuntar a la nula modificación del hábitat de las especies aludidas sobre las que pesa la prohibición de corta".

Puntualiza que está en condiciones de asegurar que la evaluación (de interés nacional) se efectuará dentro de los plazos establecidos porque el trabajo será exigente para cumplir este primer objetivo y a su vez para terminar con la incertidumbre de los privados. 

Comments are closed.