Polémica ante rechazo de central ligada a Southern Cross

Impulsores de Eléctrica Acusan irregularidad en actuación de Conama. El Diario Financiero, 15 de octubre 2009.


El rechazo ambiental del proyecto termoeléctrico Pacífico (350 MW), ubicado en Iquique y ligado al fondo de inversión Southern Cross, desató la polémica entre la sociedad responsable del proyecto, Río Seco S.A, y las autoridades regionales.

La firma reclama que a principios de este mes la dirección regional de la Conama decidió terminar la evaluación de la unidad carbonera -a la que también están vinculados los empresarios Paul Fontaine y Rodrigo Danús- aplicándole el artículo 24 de la ley de Bases del Medioambiente, lo que técnicamente implicó rechazar la iniciativa, basada en el hecho de que una mejora que se introdujo en los sistemas de descarga de agua de la central en la etapa de respuesta de observaciones (Adenda), implicaba un cambio significativo en el impacto ambiental del proyecto.

El representante de la empresa, Erik Saphores, en un documento dirigido a la Corema declaró que esta resolución fue “intempestiva y sin agotar las instancias procedimentales establecidas por la Ley y el reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, que habrían permitido a mi representada responder, aclarar y subsanar las observaciones presentadas por los órganos de la administración con competencia ambiental”, por lo que -añade- pedía invalidar el Informe Consolidado de  Evaluación (ICE) emitido por la Conama regional.

Sin embargo, ayer el criterio de la Conama fue ratificado por la Comisión Regional de Medioambiente, que preside el intendente Miguel Silva y donde la Conama forma parte junto a otros servicios públicos.

El artículo 24 establece que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presentado “adolece de información relevante y esencial para efectos de calificar ambientalmente el proyecto o actividad”.

Comité de ministros

Al interior de la firma hablan de una actuación irregular de la Conama Regional, mientras que en el documento enviado el viernes se habla de “un error”.

Agregaron que llevarán la polémica hasta el Consejo de Ministros de la Conama, máxima instancia ambiental.

Entre sus argumentos figura que en el primer proceso de respuesta de reparos (Adenda) algunos servicios hicieron nuevas observaciones lo que impide aplicar la norma citada.

Además, “ningún organismo manifestó inconformidad del proyecto con la legislación ambiental”, indica el texto, aseveración que se ratifica en el expediente eléctrónico del sistema de evaluación ambiental (SEIA).

Señalaron que es habitual que en la Adenda se incluyan mejoras y adaptaciones a los proyectos.

Comments are closed.