Vecinos de Maipú consolidan el primer barrio ecológico del país

Luego de tres años de trabajo, el Eco barrio de la Villa Cuatro Alamos cuenta con un centro de reciclaje, un invernadero y un jardín botánico —entre otras instalaciones—, con las cuales educan a los vecinos sobre el cuidado del medio ambiente. La Segunda, 14 de octubre 2009.


En el municipio quieren que al 2012 la experiencia se extienda a otras tres poblaciones.  
 
En la villa Cuatro Alamos de Maipú viven unas 3.500 personas, pero no se ve basura en las calles ni las típicas bolsas negras colgadas en los portones de las casas. Esto, desde 2006, cuando los vecinos decidieron organizarse para “defender el medio ambiente” y convertirse en el primer “barrio ecológico” del país.

Una de las acciones que realizan es separar la basura domiciliaria y lo que se puede reciclar (como vidrios y restos de frutas y verduras) es depositado en contenedores especiales en el Centro Ecológico El Ceibo, ubicado a un costado de la Junta de Vecinos.

“Teníamos un parque con más de cien ceibos, que los mismos vecinos habían plantado cuando llegaron acá el año 71”, rememora Luis Manríquez, vecino y dirigente del centro ecológico de la villa Cuatro Alamos . Estos fueron cortados, por orden municipal, para instalar un colegio en ese terreno.

Los vecinos se rebelaron y decidieron demandar al municipio para que se les restituyeran las áreas verdes. Así, lograron que el municipio se comprometiera a equipar 4.900 metros cuadrados de parques y lograron obtener un terreno para el centro ecológico. En torno a él se desarrolla el cuidado por el medio ambiente. Ahí funciona un centro de lombricultura para producir humus y un centro de tratamiento de basura orgánica, que proviene de las casas de la población y de la feria libre que se instala en el sector. El fertilizante obtenido es utilizado en el huerto, también instalado en el centro comunitario, donde cultivan zapallos, ajíes, tomates y otras verduras.

En el sitio tienen un invernadero y una “biblioteca ambiental”, donde se realizan cursos de ecología para los niños del barrio. El edificio también tiene una particularidad: su electricidad es producida por paneles fotovoltaicos y el agua caliente de la cocina es generada por termopaneles.

Fuera de este centro también se han hecho remodelaciones: un sitio baldío (que era usado como microbasural) dio paso a un pequeño parque donde se plantaron 150 árboles de 35 especies, de distintas partes del país .Otra plaza fue convertida en una explanada con árboles frutales. Y entre los blocks de departamentos, se instalaron jardines con plantas medicinales, como matico, menta, poleo y manzanilla, entre otras especies.

Según el dirigente, actualmente el 10% de los vecinos del barrio está comprometido con las iniciativas que lleva a cabo el centro ecológico. La idea es que, al 2018, la totalidad de los pobladores se sumen a la iniciativa. El 2012, eso sí, este modelo debería estar implementado en otros tres barrios de Maipú.

Felipe Zavala, encargado de Medio Ambiente de la Municipalidad de Maipú , indica que “estamos programándonos para ver cómo el municipio ayuda a multiplicar esta iniciativa en la comuna”.

Mientras, el director de la Conama Metropolitana, Alejandro Donoso , indicó que las comunidades que deseen replicar esta experiencia en sus barrios pueden hacerlo a través de los recursos de los Fondos de Protección Ambiental de ese organismo y, a la vez, a través del programa “Quiero mi Barrio”, del Ministerio de Vivienda.  

Comments are closed.