Escombros tras terremoto en Santiago equivalen a 1,5 cerro Santa Lucía

Intendencia estima en tres millones de metros cúbicos los materiales derivados de construcciones dañadas y demoliciones. El costo de su traslado y disposición es cercano a $ 9 mil millones, pero el gobierno evalúa cinco alternativas para abaratar los costos. Alcaldes acumulan desechos en sitios no autorizados por falta de fondos. La Tercera, 18 de marzo 2010.


Un problema que puede derivar en una emergencia sanitaria es lo que vislumbra la Intendencia de Santiago, luego que en distintas comunas de la capital comenzaran a proliferar sitios provisorios y sin resolución de salud para depositar los escombros derivados de los destrozos y demoliciones provocados por el terremoto del pasado 27 de febrero.

La situación es considerada prioritaria para el intendente metropolitano, Fernando Echeverría, quien ayer estimó en tres millones de metros cúbicos la cantidad de escombros acumulados en la Región Metropolitano. Esto equivale a un millón y medio de toneladas de restos de materiales de construcción, los cuales debieran ser trasladados en 280 mil viajes en camión. La cifra equivaldría en volumen a un cerro Santa Lucía y medio (ver infografía).

El problema afecta principalmente a comunas del sector norte y poniente de la Región Metropolitana, zonas en las cuales los alcaldes han debido recurrir los desechos en canchas de fútbol, parques o sitios eriazos. Un ejemplo es Lo Prado, donde el municipio ha debido utilizar los terrenos del ex parque de entretenciones Mundomágico para depositar, hasta ahora, cuatro mil metros cúbicos de escombros.

"Muchos alcaldes han depositado los escombros de forma provisoria, pero tenemos que sacarlos de allí, porque nos van a provocar un problema sanitario grave", explicó Echeverría, para quien una de las soluciones es habilitar más lugares de depósito. Hoy son sólo cinco autorizados por la autoridad sanitaria.

Uno de los mayores problemas para los ediles es el costo del depósito, que por metro cúbico cuesta, en promedio, $ 1.600. De sumarse el costo de transporte, la estimación total de los costos sería de $ 9 mil millones.

Según la ley, es el propietario de un inmueble el que debe costear el retiro de los desechos. "No tenemos recursos para pagar el depósito de escombros. Por eso necesitamos ayuda, que se abran a que las tarifas sean más económicas o que haya otros lugares", dijo el alcalde de Lo Prado, Gonzalo Navarrete.

Ayer, la intendencia evaluaba cinco pozos lastreros para habilitarlos como depósitos de escombros. Dos de ellos fueron dispuestos por el Ejército y en uno, ubicado en Lampa, se comenzaría desde hoy a depositar los primeros escombros, con una capacidad para 100 mil metros cúbicos. Otros dos fueron ofrecidos por el alcalde de Buin, Rodrigo Etcheverry. Se trata de los pozos La Sanchina y Huite, este último de propiedad privada y que tiene una capacidad para cuatro millones de metros cúbicos. No obstante, aún no hay acuerdo económico con el dueño del terreno. El intendente espera tener resuelto el problema en dos días.

Problema en regiones más golpeadas

La principal calle de Talca está llena de escombros, y quien busca llegar a un local comercial tiene que pasar entre basura y restos de demolición que, para el municipio, los comerciantes deben retirar. En la ciudad han sacado 40 mil toneladas de escombros y B. Nacionales destinó 10 hectáreas para botar los restos.

En Concepción tienen dos botaderos para 150.000 m3 de escombros, que a la fecha han acopiado 12 mil m3. "Es un trabajo de todos los días, porque retiramos escombros y con las réplicas vuelven a caer", dijo Domingo Godoy, director de construcción de la municipalidad. En Talcahuano llevan cerca de 40 mil m3 de escombros retirados de San Vicente, Arenal, el centro, Santa Clara, Salinas y Tumbes. Hoy están llevando el material a un depósito transitorio, pero "necesitamos los recursos para llevarlo a un vertedero", dijo el alcalde Gastón Saavedra, quien estima un costo para este trabajo de hasta $ 400 millones.

 

 

Comments are closed.