Reducen restricción a catalíticos en días críticos por esmog

El gobierno decidió rebajar de cuatro a dos dígitos la restricción vehicular a autos con convertidor catalítico en los días en que la intendencia, en coordinación con las autoridades ambientales, decrete preemergencia ambiental por contaminación atmosférica en la Región Metropolitana. La Nación, 01 de abrio 2010.
Lea noticias relacionadas: Conama pronostica mayor incidencia de episodios críticos del aire por escombros.
El poco aplaudido regreso de Marcelo Fernández a la Conama.;


En 2009, y luego de dos años de postergaciones por problemas de implementación de Transantiago y su impacto en miles de nuevos pasajeros en Metro, la entonces autoridad de Transportes implementó por primera vez la restricción vehicular de cuatro dígitos en preemergencia a los autos con sello verde.

Sin embargo, a partir de 2010, la medida que apuntaba a reducir la contaminación generada por el millón de automóviles con catalítico que circulan en la capital, vuelve a su estado anterior.

Es decir, si el año pasado los cuatro dígitos prohibían la circulación de alrededor de 388 mil autos con sello verde en caso de preemergencia, ahora la medida sólo afectará a unos 190 mil vehículos, según datos del Ministerio de Transportes.

Lo que no cambia, incluso respecto del año pasado, es cómo la autoridad aborda la situación de los autos sin convertidor catalítico, parque estimado en unos 170 mil vehículos: hoy parte la restricción permanente de cuatro dígitos que saca diariamente de las calles a unos 68 mil motores sin catalizador, prohibición que aumenta a seis dígitos en preemergencia (102 mil autos menos).

Con todo, sumando los autos que salen de circulación en preemergencia (con y sin sello verde), este año unas 292 mil personas deberán transportarse en Transantiago, Metro o no viajar. En 209, en cambio, el dato se disparaba a 490 mil nuevos usuarios que presionaban el transporte público que aún funciona al límite de capacidad.

MINISTRO MORANDÉ

La restricción vehicular es una de las medidas del Plan de Gestión de Episodios Críticos (PGEC) que rige todos los años en la capital entre el 1 de abril y el 31 de agosto.

El ministro de Transportes, Felipe Morandé, afirmó ayer que la decisión apunta a preocuparse de la calidad del aire “y, al mismo tiempo, preocuparse que el transporte de las personas en la ciudad sea el que corresponde a una ciudad de este tamaño y los ciudadanos se merecen”, dijo.

“Nos interesa centrar el foco en el control de las emisiones más que en la restricción vehicular. Lo que queremos hacer a través del tiempo, y con más intensidad el próximo año, es focalizarnos en reducir las emisiones y no necesariamente la forma de restringir el flujo vehicular. Son cosas que pueden ser perfectamente diferenciables”, añadió.

Como sea, lo concreto es que hoy no podrán circular los automóviles sin convertidor catalítico cuyas patentes terminen en los dígitos 1, 2,3 y 4.

DE ALERTA A PREEMERGENCIA

El Plan de Gestión de Episodios Críticos de esmog 2010 contiene medidas permanentes, y especiales para días de alerta, preemergencia y emergencia ambiental.

Las medidas permanentes son (entre el 1 de abril y el 31 de agosto): restricción de 4 dígitos para los vehículos sin sello verde (lunes a viernes); prohibición de quemas agrícolas; fiscalización de la calidad de los combustibles; prohibición de usar estufas que utilizan leña sin sistema de doble cámara.

En alerta ambiental, habrá restricción de 4 dígitos para los vehículos sin sello verde (lunes a viernes) y 2 dígitos durante los fines de semana y festivos; prohibición de todo tipo de estufas que utilicen leña; suspensión de actividad física en colegios (discrecional) y aumento de aumento de fiscalización del 50%.

En preemergencia, además de la restricción vehicular, se prohibirá el uso de todo tipo de estufas a leña y la paralización de industrias más contaminantes; la suspensión de actividad física en colegios (discrecional) y el aumento de fiscalización del 100%.

EXPERTOS CRITICAN Y PROPONEN

Consultados por el anuncio realizado ayer por la autoridad, el ex “gerente del aire”, Marcelo Mena, comentó que si bien es una medida sensible y fuerte pasar de cero a cuatro dígitos de restricción, “hubiera preferido que se estableciera una restricción de dos dígitos a los catalíticos en episodios de alerta ambiental y un dígito permanente en invierno”, apunta. “Se sabe que el daño a la salud de este tipo de emisiones se produce por acumulación y exposición crónica de las personas”, advierte.

A su turno, Paola Vasconi, de la ambientalista Fundación Terram, sostiene que con las medidas anunciadas ayer “va en contra de lo que se acordó en la reformulación del Plan de Gestión de Episodios Críticos”, dice. “No hay avance, sino que volvemos casi al modelo inicial cuando sabemos que el mayor flujo de vehículos en Santiago proviene de este tipo de automóviles”, señala.

Vasconi y Mena, en tanto, recuerdan que aún está en trámite el Plan de Descontaminación Atmosférica para la Región Metropolitana y la norma para regular el esmog más dañino para la salud (PM 2,5), entre otros.

 

Comments are closed.