Sectores pesqueros y forestales piden proteger fuentes laborales

Existen sectores productivos que les costará meses volver a levantarse después del fuerte terremoto y tsunami que se vivió en las regiones del Maule y del Biobío. Uno de esos casos es lo que están viviendo las empresas forestales y pesqueras, debido a los problemas de conectividad de caminos, y los diversos daños producidos en la zona costera. La Nación, 12 de marzo 2010.
Lea noticias relacionadas: 100% de la producción de celulosa en Chile está paralizado, pero firmas reactivan compras a pymes.
Cuatro plantas de harina de pescado con pérdida total.


En ese sentido, la presidenta de la Federación de Trabajadores de la Industria Pesquera (Fesip), Teresa Lizana, aseguró que la principal preocupación que poseen no es sólo lo ocurrido con las viviendas de los trabajadores, sino que también con las posibles pérdidas de empleos. “Nos tiene complicado, puesto que hay empresas muy dañadas, como El Golfo que quedó completamente destruida”.

Asimismo, la dirigenta agregó que “no sabemos que pasará con los trabajadores porque la reconstrucción puede durar entre seis meses y un año”. Por lo anterior, Lizana indicó que esperan la próxima semana tener reuniones con las empresas. A su vez, la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), que cuenta en la VIII Región con más de 40.000 trabajadores, informó ayer que varias de las compañías asociadas en la zona afectada tuvieron importantes daños.

No obstante, el presidente de Asipes, Luis Felipe Moncada, afirmó que “las empresas harán todo lo posible por mantener el empleo para evitar las desvinculaciones de personal, aunque puede haber alguna excepción con aquellas que estén muy golpeadas”.

En cuanto a la inversión necesaria, la Asipes dijo que para poner en funciones las descargas y la capacidad de procesamiento inutilizada es de US$300 millones.

Falta de celulosa

El sector forestal es otra área que resultó dañada, pues algunas grandes empresas como CMPC, perteneciente a la familia Matte y Arauco, sufrieron daños en sus plantas, siendo ambas las principales productoras de celulosa a nivel mundial.

Según el presidente de la Confederación de Trabajadores Forestales, Jorge González, “nos han dicho que pueden haber despidos, pero Arauco se comprometió a evitar que suceda esta situación, por eso se quieren dedicar a reconstruir rápidamente sus plantas de Constitución y de Horcones”.

El dirigente indicó que la principal consecuencia de la falla en las plantas “es la baja en la producción de celulosa, lo que conlleva a una disminución en el mercado del papel, en la tala de bosques y en el transporte”.

 

Comments are closed.