Comisión ballenera plantea permitir caza restringida de cetáceos por otros diez años

Habrá reducciones en el número legal de ejemplares y los países balleneros deberán aceptar un estricto control de sus operaciones. Activistas no están satisfechos. La Tercera.com, 18 de abril 2010.


Un principio de acuerdo que permitirá prolongar la caza de ballenas por otros 10 años, aunque con estrictas restricciones en el número legal de ejemplares, fue planteada por Estados Unidos a los 88 países integrantes de la Comisión Ballenera, entre ellos Chile. Un acuerdo en virtud del cual los países balleneros accederían a que se controlaran sus operaciones y permitirían que se instalaran dispositivos en los barcos para registrar el ADN de los animales.

Algunos de los delegados que participan en las negociaciones se mostraron optimistas sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo en las próximas semanas, indica el diario The New York Times. Aunque la ratificación por parte de todos los países implicados no es segura. "Es una de las negociaciones más sólidas en las que he participado durante los últimos 38 años", aseguró Cristián Maquieira, diplomático chileno que preside la comisión. "Si este intento fracasa, supondría un retroceso de años".

Los activistas que defienden a los cetáceos, sin embargo, advierten que el acuerdo permitiría que se mataran miles de ballenas: "Desde nuestra punto de vista, la propuesta sólo recoge los deseos de los balleneros", afirma Patrick R. Ramage, miembro de la organización International Fund for Animal Welfare. "En lugar de negociar un tratado encaminado a acabar con el comercio ballenero, están creando un sistema para que éste continúe", dijo.

Sin embargo, Mónica Medina, miembro de la National Oceanic and Atmospheric Administration y delegada americana sobre este tema, afirmó que los críticos del plan piden que se acabe por completo con la caza de ballenas "Un objetivo imposible, al menos por ahora. No podemos pararlo, sólo intentar controlarlo", afirmó. "Si podemos evitar que miles de ballenas sean cazadas y asesinadas supondría un beneficio real para su conservación", aseguró.

A pesar de la moratoria internacional en el comercio de ballenas, el número de ejemplares cazados ha ido aumentando (de 300 ejemplares en 1990 a casi 1.700 el año pasado), debido a que los tres países cazadores, Japón, Islandia y Noruega, han vulnerado el acuerdo argumentando razones "científicas".

 

Comments are closed.