Derrame de petróleo en EE.UU. promete convertirse en el peor desastre ecológico de la década

En menos de dos meses, la filtración de crudo provocada por la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, será tan grande como la del petrolero Exxon Valdez, en 1989. En esa zona algunos animales silvestres todavía sufren los daños del desastre. La Tercera, 30 de abril 2010.
Lea noticia relacionada: Derrame petrolero en EE.UU. se extiende a la arena política.
Marea negra amenaza a Louisiana.


Obama mandó al Ejército a contener la filtración, que hoy llegará a las costas de Louisiana y al delta del Mississippi, amenazando la vida de diversas especies en plena época de reproducción.

El manto de crudo que provocó la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, el pasado 20 de abril, tocará esta madrugada el frágil ecosistema costero de Louisiana y el delta del Mississippi, prometiendo convertirse en el mayor desastre ecológico de la década. No sólo por el impacto directo en la población de animales marinos y aves de la zona, que están en plena época de reproducción, sino también porque el 40% de los productos de mar que se consume en Estados Unidos proviene de esta región.

Los expertos estiman que en menos de dos meses la filtración -que está vertiendo unos 795 mil litros de crudo al día (5 mil barriles)- podría superar a la ocasionada por el petrolero Exxon Valdez, cuando encalló en pleno estrecho de Prince William, en 1989, ocasionando una de las contaminaciones más devastadoras causadas por el hombre. "Es definitivamente el desastre ecológico más grande de la década. Tenemos todas las esperanzas que lo puedan controlar, pero sabemos que no será inmediatamente y eso es preocupante, pues esta parte de la costa estadounidense es muy importante por su producción de camarones, crustáceos y peces y porque es uno de los lugares donde llegan más aves a este país", dijo a La Tercera Mark Lasalle, director del Centro Audubon, en Mississippi, el instituto de ecoturismo más importante del Golfo de México.

Generación perdida

La época del año en que se produjo el desastre, primavera, agrava aún más el panorama, dice Lasalle. Al punto de que es altamente probable que se pierdan todas las nuevas generaciones de las diversas especies que habitan la zona afectada, que están en plena faena de reproducción. "Las aves serán las más afectadas, porque pescan tanto en alta mar como en la playa. Cuando hay petróleo en la superficie, no pueden hacerlo y mueren de hambre. En el caso de las especies endémicas eso es terrible, pues se pierde esa generación y no se recupera la población en décadas", dijo.

En la misma línea está Jackie Savitz, bióloga marina y directora de las campañas de contaminación de la ONG internacional Oceana, en Washington. Savitz dice a este diario que el desastre ecológico es inminente y puede ser devastador. "Las crías son las más vulnerables a la contaminación del petróleo, especialmente las de las aves, del atún azul, que desova en esta zona, y las de las tortugas. Eso no quiere decir que los adultos no sufran problemas, ya que incluso los que no van a la superficie, sí se alimentan de los que van, por lo que se afecta todo el medio marino".

Medidas

El tema no es menor. Hace sólo una semana una investigación científica realizada en Alaska, demostró que el petróleo derramado por Exxon Valdez todavía está siendo ingerido por algunos animales silvestres, como los patos arlequín, a más de 20 años del desastre, según confirmó a La Tercera, Daniel Esler, investigador del Centro de Ecología de Vida Salvaje de la Universidad de British Columbia.

Por eso ayer, la British Petroleum, dueña de la plataforma, aceptó la ayuda del Ejército de EE.UU. para intentar controlar el derrame, mientras el Presidente Obama declaraba el derrame "como catástrofe nacional" y anunciaba recursos para frenar el avance de la mancha.

Es así como a las barreras contenedoras de 30 km de largo desplegadas para minimizar el impacto del derrame sobre las localidades costeras de Mississippi, Florida y Alabama se sumaron ayer una serie de incendios controlados alrededor de los restos de la plataforma. Sin embargo, la contraalmirante de la Guardia Costera, Sally Brice O’Hare, dijo ayer que podrían pasar tres meses antes de que una válvula sea instalada para poder frenar la filtración.

75 mil litros al día se están derramando al mar tras la explosión de la plataforma, donde murieron 11 personas.


 

Comments are closed.