Gobierno impulsa proyecto para transar contaminantes

La ministra de Medio Ambiente anuncia que se enviarán modificaciones para activar iniciativa legal que crea mercado para comercializar "cupos" de diversos tipos de agentes que generan contaminación.La Tercera, 24 de abril 2010.


El gobierno impulsará el proyecto de ley que permite que las empresas comercialicen bonos o "permisos" para emitir diversas sustancias contaminantes. El objetivo es que se establezcan límites de emisiones a los privados y que, a partir de éstos, las firmas busquen reducir o bien adquirir nuevos permisos en el mercado.

La ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, explicó que se introducirán cambios a la iniciativa legal sobre esta materia que se envió al Congreso en 2003, pero que no avanzó en el Parlamento. "Esperamos incorporarle las modificaciones necesarias que nos permitan implementar las correcciones al sistema que opera en la Región Metropolitana, para que, efectivamente, sea una herramienta que, en el mediano y largo plazo, permita reducir los costos de cumplimiento, principal beneficio de estos instrumentos", dijo Benítez. Agregó que "incluso podría tener una aplicación nacional para fuentes industriales de gran tamaño".

Este proyecto apunta a que se defina un tope total de emisiones y que, a su vez, cada fuente tenga un "cupo" asignado. La idea es que si una empresa no puede cumplir, pueda comprar permisos a otras firmas que sí estén al día con sus metas.

En este mercado puede haber transacciones de permisos de algunos de los contaminantes más dañinos, como el material particulado (PM 10) y óxidos de nitrógeno (Nox).

Para ambos contaminantes se han establecido metas de reducción a la industria: en el caso de los Nox, la meta es rebajar 50% a fines de 2010. En cuanto al PM 1o, se debía reducir 50% a 2007, lo que no se cumplió.

El investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP) Ricardo Katz sostiene que, para que este mecanismo exista, "debe haber una institucionalidad, como una superintendencia o entidad, que sea capaz de llevar los registros e inventarios apropiadamente". De hecho, en junio próximo la autoridad planea tener implementado el Ministerio de Medio Ambiente y la superintendencia del ramo, que posee la tarea de fiscalizar los proyectos.

Katz añadió que este sistema se puede aplicar en todo tipo de contaminantes, tal como sucede en Estados Unidos, donde hay proyectos en marcha.

Benítez agregó que se evalúan otras herramientas económicas de incentivo a la descontaminación, como exención del permiso de circulación a vehículos cero emisión e incentivos a cambiar las estufas a leña por equipos más limpios en cuencas como Temuco.

El investigador en el área ambiental de la U. de Santiago, Patricio Pérez, sostuvo que "este tipo de herramientas también deben servir para reducir las concentraciones del material particulado fino PM 2,5, el que es el más dañino para la salud".

Sostiene que durante 2009 el promedio anual de esta sustancia llegó a 30 microgramos por metro cúbico, sobre el límite que fijó la autoridad al 2012, que es de 25 unidades.

Comments are closed.