Casa Blanca admite responsabilidad en derrame de crudo en Golfo de México

EE.UU. señaló que hubo fallas en la supervisión de las petroleras. Además, se anunció la renuncia de un alto funcionario y la creación de una comisión presidencial.;La Tercera, 19 de mayo 2010.


Casi un mes después del accidente de la plataforma Deepwater Horizon, de la compañía British Petroleum, en el Golfo de México, el gobierno de Barack Obama admitió ayer su responsabilidad en el derrame de crudo. Desde el pasado 20 de abril fluyen cinco mil barriles (680 toneladas) diarios al mar y tan grave es la situación, que el 19% de las zonas de pesca en las costas de Louisiana, Mississippi y Alabama han sido cerradas. Según los científicos, de aquí a una semana los restos de petróleo podrían llegar a las costas de Florida y luego, la gran marea de crudo podría terminar en la Corriente del Golfo y esparcirse por la costa atlántica.

En medio de la ira de algunos legisladores estadounidenses, ansiosos por establecer culpas por el derrame petrolero, la Casa Blanca envió al secretario del Interior, Ken Salazar, al Senado para admitir parte de la culpa en el hecho. Salazar, cuyo departamento es el encargado de conceder los permisos a las petroleras, admitió ante el Senado que el Ejecutivo no ejerció como debía sus labores de supervisión a la plataforma Deepwater Horizon, que explotó el 20 de abril.

Además, la administración de Obama informó sobre la primera renuncia de un alto funcionario por este caso. Se trata de Chris Oynes, responsable del control de las perforaciones petroleras a gran profundidad de la Organización de Gestión de Minerales de Estados Unidos. El propio Obama había criticado la estrecha relación de ese organismo con la industria petrolera. También, la Casa Blanca anunció la creación de una comisión investigadora propia, que se sumará a otras siete en curso. El panel presidencial será similar al que investigó la explosión del transbordador espacial Challenger, en 1986, y el accidente de la planta nuclear de Three Miles Island, en 1979.

La comisión analizará las causas del accidente y propondrá cambios en la normativa que regula las perforaciones petrolíferas. Si bien este tipo de paneles no suele emitir sanciones, los expertos advierten que los informes resultantes se pueden utilizar para presentar cargos criminales.

En riesgo los Everglades

Por otro lado, la Guardia Costera de EE.UU. encontró 20 pelotas de un material semejante al petróleo en los cayos de Florida, a unos 700 kilómetros de la zona del desastre. Esto sería el mayor indicador de lo que podría ocurrir en los próximos días: que finalmente el crudo llegue a las costas de ese estado.

De acuerdo con expertos citados por la cadena británica BBC, la contaminación podría hacer peligrar, entre otros, el Santuario Natural de los Cayos, donde se encuentra el tercer arrecife más grande del mundo, los manglares costeros y el turístico Parque Nacional de los Everglades, famoso por sus humedales, lagartos y cocodrilos.  
 
680 toneladas de crudo fluyen a diario al mar en la zona de la catástrofe.


 

Comments are closed.