Estiman que tomará tres meses controlar catástrofe ecológica en Golfo de México

El derrame de petróleo se sigue ampliando y ya tiene una extensión de 80 kilómetros de ancho y 130 de largo. La Tercera, 04 de mayo 2010.
Lea noticias relacionadas: Obama y el costo político del derrame.
El desastre petrolero en EE.UU. expone nuevas amenazas de las profundidades.


El secretario del Interior de Estados Unidos, Ken Salazar, afirmó hoy que se calcula que demorará al menos tres meses controlar la catástrofe ecológica causada por un derrame de petróleo en el Golfo de México.

Dos semanas después del hundimiento en una plataforma de British Petroleum (BP) y la rotura de un ducto, el derrame se sigue extendiendo y ya tiene una extensión de 80 kilómetros de ancho y 130 de largo, indicó el almirante Thad Allen, que lidera las labores de protección y limpieza.

Allen agregó, sin embargo, que BP comenzó a implementar una medida nunca aplicada antes y que dio buenos resultados. La empresa vierte un químico a través de un tubo cerca del ducto roto para evitar que el petróleo suba a la superficie.

Hasta ahora esta sustancia había sido usada en accidentes de petróleo en la superficie para romper la alfombra de crudo, indicó un experto al canal MSNBC. BP anunció además que asumirá todos los costos económicos de la tragedia.

Entre tanto, las autoridades estadounidenses decretaron la prohibición de pescar en algunas regiones costeras del sur del país, desde Louisiana hasta Florida.

"Si los pescadores locales no pueden trabajar, entonces ésa es una pérdida económica que BP tendrá que pagar", dijo hoy el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs. "Los daños económicos son parte de los costos de este incidente", agregó.

El domingo el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, había dicho que podrían ser necesarios "muchos días" antes de que se detenga el vertido de crudo en el Golfo de México que amenaza con provocar el peor desastre ecológico de la historia del país.

"Podrían ser necesarios muchos días para detenerlo", señaló Obama desde el estado de Louisiana, a donde se desplazó el domingo para comprobar de primera mano las repercusiones del derrame que comenzó el pasado 20 de abril a raíz de la explosión y posterior hundimiento de una plataforma petrolífera operada por BP.

 

Comments are closed.