Gobierno analiza fórmulas para desincentivar generación termoeléctrica más contaminante

Propone que, al año 2020, el 20% de la generación se produzca a través de ERNC. Un giro drástico en relación con las fuentes energéticas que se ocupan en Chile es el que planea el Gobierno de Sebastián Piñera para el mediano y largo plazo, de acuerdo con lo señalado por la subsecretaria de Energía, Jimena Bronfman, quien dio a conocer nuevos lineamientos en esta materia de la nueva administración. El Diario Financiero, 13 de mayo 2010.
Lea noticia relacionada: Ministro Raineri asegura que ‘contamos con condiciones privilegiadas para la geotermia’.


Desde Estados Unidos, país al que viajó a recibir el premio EE Visionary Award por los logros de Chile en materia de eficiencia energética, la subsecretaria planteó que la meta del Gobierno será que, de aquí a 2020, la participación de las energías renovables en la matriz -no en la capacidad instalada, sino que sobre la energía comercializada- llegue al 20%.

No es todo. El Gobierno también plantea ir reduciendo, sistemáticamente, la participación de las centrales termoeléctricas más contaminantes -las unidades con tecnologías más antiguas a carbón y a diésel- a lo largo del tiempo.

"Nosotros tenemos una meta a largo plazo que es la meta que hemos denominado 20-20, y que busca que el 20% de nuestra matriz energética esté representada por energías ERNC para ese año. Eso significa, por supuesto, aumentar y fomentar el uso de esas energías, con todas las medidas que sea necesario tomar, para que los inversionistas se interesen en invertir en este tipo de energía. Por otro lado, también, desincentivar el uso de las centrales termoeléctricas contaminantes, que esas centrales vayan disminuyendo su participación dentro de la matriz energética", plantea Bronfman.

De acuerdo con la autoridad, esto tiene que ver con las exigencias futuras de los mercados en materias, por ejemplo, de contaminación, reducir las emisiones de CO2, huellas de carbono y, además, eventuales inconvenientes que podría tener una matriz muy contaminante para el comercio exterior chileno.

Una de las variantes que se está estudiando para lograr esta meta es la de incluir eventuales sobrecostos para las generaciones contaminantes.

"Ese tema (los sobrecostos) es uno de los tópicos que están en estudio, tienen que estudiarse en detalle, no es una decisión que se tome de un día para otro", plantea.

Lo anterior se agrega a la norma de emisiones de fuentes fijas, que ya está en su fase final de estudio en el Gobierno, y que plantea reducir fuertemente las emisiones de las centrales termoeléctricas, obligando a aquellas que tienen tecnologías más antiguas a considerar inversiones que reduzcan la polución.

Agenda pro eficiencia

Otro de los temas que son parte de los lineamientos del Gobierno en materia energética es fortalecer el concepto de eficiencia energética. El objetivo es que, de aquí a 10 años, el 20% del crecimiento proyectado de la demanda eléctrica sea absorbido por eficiencia.

"Queremos continuar con estos planes y programas. La idea es seguir con nuestras campañas de concientización de eficiencia energética, estamos preparando una estrategia que se llama Chile E-3, un nuevo documento público que queremos que sea comentado, discutido, analizado, de manera de publicar en noviembre, un documento final que contenga los comentarios que hemos conseguido de todos los sectores, para que se transforme en un plan de eficiencia de largo plazo, que vaya más allá de lo político y que sea un tema técnico", describe Bronfman.

En ese sentido también se quiere continuar con las campañas de etiquetado -que hoy se aplica a ampolletas y a artefactos eléctricos- a automóviles y otros equipos.

"Estamos diseñando planes de estándares mínimos para los automóviles. También queremos abarcar el transporte público y las empresas de carga, en un plan de eficiencia energética que tenemos que complementar con el apoyo de todos los sectores afectados", manifiesta.


 

Comments are closed.