Sala de la Cámara aprobó proyecto que establece vías para financiar reconstrucción

Tras un intenso debate, la propuesta fue despachada a segundo trámite al Senado prácticamente en los mismos términos que lo acordado en la Comisión de Hacienda. El único punto perdido para el gobierno dice relación con los efectos de la limitación de beneficios tributarios para viviendas DFL2. Camara.cl, 18 de mayo 2010.
Lea noticias relacionadas: Cámara aprueba y despacha al Senado proyecto que financia la reconstrucción.
Concertación endurece postura en el Senado sobre Ley de Reconstrucción.


Después de un intenso debate, que por momentos polarizó los discursos políticos, el proyecto que establece vías de financiamiento para la reconstrucción fue aprobado en general y particular por la Sala de la Cámara de Diputados, prácticamente en los mismos términos que lo acordado en la comisión de Hacienda, el jueves pasado.

El único punto perdido por el gobierno dice relación con el artículo undécimo transitorio que establece excepciones para aplicar la restricción de beneficios tributarios para viviendas DFL2 (hasta 140 metros cuadrados), norma que se contempla en esta iniciativa.

La normativa (boletín Nº 6927-05) estableció que los descuentos tributarios serán afectos a un máximo de dos viviendas, pero hacía inaplicable la medida hacia inmuebles comprados antes de la fecha de publicación de la ley, estimando que dicha situación afectaba derechos ya adquiridos.

Este tema fue discutido en la comisión de Hacienda y nuevamente tratado en el debate en Sala por los diputados de diversas colectividades. La crítica se sustentó, principalmente, en antecedentes entregados por el Servicio de Impuestos Internos que señalaban vicios del sistema, tales como el hecho que un único particular fuera propietario de 500 inmuebles afectos al beneficio fiscal.

Otro tema ampliamente discutido, que generó visiones contrapuestas entre el oficialismo y la oposición, pero que finalmente no sufrió modificaciones respecto de lo aprobado por la comisión de Hacienda, fue la variación en el impuesto específico a la gran minería.

El proyecto propone un alza transitoria al impuesto específico por dos años para lograr mayores ingresos para la reconstrucción. Además, se establece un sistema que grava las utilidades, lo que hace del impuesto un mecanismo fluctuante según los ciclos económicos.

Si bien la mayoría de los legisladores calificó positivamente la propuesta, voces de la oposición y del PRI se manifestaron en contra del estímulo entregado a las empresas para sumarse a este cambio y que dice relación con extender la invariabilidad tributaria del 2017 el 2025. Asimismo, se criticó que no fuera posible avanzar en un verdadero royalty que beneficie a las zonas donde se produce la extracción minera.

Aunque la norma no sufrió modificaciones en este ámbito, ni en su artículo permanente ni en los transitorios, quedó el compromiso del ministro de Hacienda, Felipe Larraín de discutir con mayor profundidad el tema con los legisladores, especialmente tras la solicitud específica de algunos legisladores como el diputado PRI Pedro Araya.

Entre los temas en que hubo bastante consenso estuvieron la derivación de recursos de Ley Reservada del Cobre (US$ 300 millones en 2010 y otra cifra igual en 2011) para fines de reconstrucción civil. Tampoco generó gran debate el alza de impuesto al tabaco.

En esta última materia se estableció que los cigarrillos deberán pagar un impuesto específico equivalente a 0, 0000675 UTM ($2,49) por cada unidad que contengan los paquetes, cajas o envoltorios de cigarrillos. Adicionalmente, se aplicará un impuesto de 62,3% sobre el precio de venta al consumidor, incluidos otras tasas.

En puros la norma fijo un impuesto del 52,6% sobre el precio de venta, en tanto que los otros derivados del tabaco deberán cancelar una tasa del 59,7%.

DEBATE

En el transcurso del debate, los legisladores de la Coalición resaltaron los beneficios del proyecto y enfatizaron la importancia de la recolección de recursos extras para financiar los planes de reconstrucción. En tal sentido, tanto Renovación Nacional como la UDI expresaron su satisfacción por la aprobación de la iniciativa, prácticamente en los mismos términos propuestos por el gobierno.

“La UDI hoy día se siente plenamente satisfecha de haber logrado que un programa de reconstrucción y de financiamiento del programa de gobierno haya tenido un respaldo tan contundente y que nos permite dar un paso más para que aquellos chilenos que están sufriendo sientan que van a estar los recursos para salir de sus dificultades”, enfatizó el jefe de bancada de la UDI, diputado Patricio Melero.

Pese a lo anterior, algunos legisladores de este sector también expresaron críticas a aspectos puntuales del proyecto y a la actitud manifestada por la oposición en ciertas materias.

A grandes rasgos, desde la bancada UDI se cuestionó la oportunidad de realizar algunos cambios impositivos en el contexto de la reconstrucción y se indicó claramente que no están dispuestos a legislar para modificar el sistema tributario, salvo que se trate de una situación tan justificada como la impuesta por el terremoto.

Adicionalmente se observaron las limitaciones impuestas al DFL 2 y a los depósitos convenidos y se reclamó que no prosperara abrir más el rango de empresas que se pueden beneficiar de descuentos tributarios a través del llamado 14 quater.

En conjunto, el oficialismo felicitó que no prosperara la pretensión inicial del Ejecutivo de establecer una sobre tasa al 5% de las propiedades más caras del país y se solicitó que, en caso de reponer la norma en el trámite en el Senado, ello se haga excluyendo a los predios agrícolas de las zonas afectadas por la catástrofe.

El sector concertacionista, junto con el PC, abogó durante gran parte de la sesión a aprovechar la oportunidad para hacer cambios tributarios permanentes y no sólo transitorios. “Con sólo un punto de alza al impuesto a las grandes empresas, ese incremento podría haber financiado la reconstrucción”, resaltó el jefe de bancada del PPD, diputado Ramón Farías en relación al alza transitoria al impuesto de Primera Categoría que llegará a un pic de 20% en 2011, para luego bajar a una tasa de 18,5%, en 2012, y retomar el actual nivel de un 17%, en 2013.

En la misma línea, los diputados DC lamentaron la pérdida de recursos para el Estado y el hecho que ciertas normas, como la rebaja permanente al impuesto de Timbres y Estampillas, termine beneficiando a las grandes empresas. “A lo menos nos vamos a abstener”, adelantó en su minuto el diputado José Miguel Ortiz, en torno a este tema y a la ya señalada modificación al impuesto específico a la minería.

Junto con estas materias, los diputados PS Carlos Montes y PRSD Alberto Robles criticaron que el gobierno no haya incluido en su propuesta la participación de los municipios en la toma de decisiones de la reconstrucción, ni la determinación de asignaciones específicas a las zonas afectadas para costear tareas como la remoción de escombros.

Otro aspecto que fue tocado bastante por este sector se relacionó con la necesidad que los más pudientes aporten a las tareas de reconstrucción, como una forma de reparar las graves falencias de desigualdad que existen en el país. “No creo sea parte de una lucha de clase, sino de una realidad: que algunos tienen mucho y muchos tienen muy poco”, enfatizó el diputado PC Guillermo Teillier.

Frente a la polarización de las posiciones, los diputados RN Nicolás Monckeberg y el independiente Miodrag Marinovic llamaron a moderar el debate y evaluar en su mérito los beneficios del proyecto. “La verdad, es que frente a esa encrucijada (el proyecto) ha dado una respuesta adecuada. Sabemos por donde va la mano”, resaltó el independiente, destacando que se cumplió con la idea de recolectar fondos y, al mismo tiempo, de dar un impulso a la reactivación económica.

“Este proyecto entregará al fisco, sólo en este año, $147 mil millones de pesos, sin considerar el alivio tributario que se entrega a las empresas”, recalcó Monckeberg, al tiempo que llamó a la UDI y la oposición a no caer en fundamentalismos y a permanecer abiertos a conversar sobre futuros cambios en el sistema tributario.

 


 

Comments are closed.