Terremoto: la oportunidad para reconstruir con real “eficiencia energética”

Brian Castelli, de la Alliance to Save Energy, propone que la construcción, a largo plazo, sea con edificios "verdes", que permitan disminuir los costos operacionales entre 30 y 40%. La Segunda, 04 de mayo 2010.


Las ciudades y pueblos que quedaron en el suelo tras el terremoto y posterior tsunami del 27 de febrero de 2010 tienen una gran oportunidad. No sólo de ser reconstruidas con mejores estándares de edificación, sino también con “eficiencia energética”. Una política que es amigable con el medio ambiente y, además, permite importantes ahorros.

Esa es la visión que de Brian Castelli, representante de la Alliance to Save Energy (Alianza para ahorrar energía) de Estados Unidos, que se reunió esta semana con ejecutivos del Programa de Eficiencia Energética de nuestro país.

“A pesar de lo trágico que fue el terremoto, ésta es realmente una oportunidad para reconstruir Chile con eficiencia energética a largo plazo, de levantar edificios con esa impronta, a diferencia de lo que se ha hecho hasta ahora y una oportunidad, también, para reducir los costos de operación de esas construcciones, tanto en el sector residencial como en el comercial”, señala entusiasmado.

Aprovechar para partir de cero

“Chile tiene los códigos más altos para construcciones antisísmicas. Ahora deben tenerlos para la eficiencia energética en edificaciones”, acota.

—¿Y el costo?

—Cuando se reconstruye a largo plazo, el diferencial de costo es muy pequeño. Porque uno comienza desde la etapa del diseño: se puede aprovechar la luz solar, diseñar sistemas eficientes de climatización y utilizar artefactos de bajo consumo. Y los ahorros que se reciben año a año superan con creces ese diferencial, que pueden llegar a ser entre 30 y 40% más bajos que en un edificio eficiente.

Y pone por ejemplo un edificio “verde” que costó US$ 1,4 millón más que uno ineficiente. Pero ahorra, anualmente, US$ 1,2 millón en costos operacionales. “Y es mucho más fácil cuando se reconstruye desde cero, más que cuando hay que reacondicionar un edificio. Ahí está la oportunidad”, recalca Castelli

Una iniciativa que aplaude es el diseño que se ha desarrollado para Juan Fernández, con sus 800 habitantes, en cuya reconstrucción las viviendas tendrán la opción de instalar calefactores y placas solares para el agua caliente y sistemas de ahorro energético en las luminarias con paneles aislantes, que permiten aumentar la eficiencia térmica.

“Esa es la clase de oportunidades a las que me refiero, para mostrarle al mundo cómo se puede diseñar, planificar y pensar de una manera distinta cuando uno tiene la posibilidad de reconstruir”, enfatiza.

El experto sugiere, además, para la reconstrucción, crear “clusters” de comunidades, donde estén agrupadas en torno a lugares de trabajo, comercio, servicios, para así incentivar el menor uso de automóviles, promover las bicicletas o caminar.

Para la población, Castelli ofrece consejos: comprar productos de bajo consumo (ampolletas, artefactos eléctricos, etc.), y, por sobre todo, aislar las residencias (arreglando posibles filtraciones en ventanas, puertas y cielos).  


 

Comments are closed.