Ducto al mar para evacuar aguas desde planta de celulosa desata pugna entre dos regiones

Conflicto ambiental entre La Araucanía y Los Ríos. Consejo Regional de la IX Región rechaza proyecto aprobado por la Corema de Los Ríos, pues estima que afectaría su costa. En La Araucanía evalúan recurrir al Tribunal Constitucional para intentar detener el vaciado de residuos industriales.;El Mercurio, 18 de junio 2010.


En el inicio de un inédito conflicto ambiental, el Consejo Regional de La Araucanía (Core) anunció una ofensiva legal con el fin de paralizar la construcción de un ducto de 36 km de la planta de Celulosa Arauco en San José de la Mariquina, que verterá aguas industriales cerca de Mehuín y a 2 kilómetros del límite regional.

El organismo teme efectos contaminantes en la caleta Queule, principal centro de la pesca artesanal de la zona.

El asunto encendió los ánimos en la sesión del Core de La Araucanía, luego de analizar los alcances de lo aprobado el 26 de febrero por la Comisión Regional del Medio Ambiente (Corema) de la vecina Región de Los Ríos.

La Corema aprobó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), presentado en Valdivia por Arauco para invertir US$ 65 millones en la construcción del ducto, sin considerar, dicen los consejeros, que el proyecto afecta a una región contigua y que puede dañar irremediablemente la pesca y el turismo.

Los consejeros reconocieron que el plazo que da la ley medioambiental para formular observaciones y oposiciones de la ciudadanía expiró y asumieron su propia "responsabilidad política" por no haberse preocupado antes del tema.

"La Corema de Los Ríos debió haberse declarado incompetente para conocer de la materia, dado que las implicancias del proyecto extralimitan su jurisdicción territorial", consigna un informe elaborado por la comisión presidida por el consejero Mario Aravena. En él se cuestiona y se rechaza que ese organismo medioambiental haya aprobado el mencionado estudio sin consultar a la región vecina.

"No veo por qué dos regiones contiguas no pueden participar del proceso medioambiental cuando existe tanta cercanía y cuando se trata de proyectos tan importantes desde el punto de vista productivo, como de protección al medio ambiente. Hay que consultar, si son dos o tres regiones. Me parece que debió haberse tomado esa precaución", dijo el intendente Andrés Molina.

El intendente de Los Ríos, Juan Andrés Varas, ante las críticas planteadas por los consejeros regionales de La Araucanía, declaró que ellos están en el legítimo derecho de expresar reclamaciones a cualquier organismo público. Y aseguró: "Tenemos la completa y absoluta tranquilidad de que la Corema se ha apegado en forma estricta a la legalidad y al Estado de Derecho vigente".

En La Araucanía, durante la sesión que presidió el intendente Molina -quien no tiene derecho a voto, salvo para dirimir empates-, once de los doce consejeros rechazaron la construcción del ducto al mar, "no así la operación de la planta".

Los consejeros aprobaron la contratación de un abogado constitucionalista para que realice un informe en derecho con la idea de interponer recursos de protección, impugnar la cuestionada resolución ante el Tribunal Constitucional o acudir a instancias jurídicas internacionales fuera de la institucionalidad medioambiental, debido a que los plazos ya vencieron.

También aprobaron un estudio de línea base del borde costero para poder contar con un patrón de comparación ante eventuales alteraciones que puedan afectar al biosistema marino en la zona marina limítrofe con la Región de Los Ríos.  
 
– ”Miramos hacia nuestra costa para tratar de ayudar a los pescadores y proteger recursos naturales y el medio ambiente". ANDRÉS MOLINA, Intendente de La Araucanía

– ”Tenemos la completa y absoluta tranquilidad de que la Corema se ha apegado en forma estricta a la legalidad". JUAN ANDRÉS VARAS, Intendente de Los Ríos

– APROBACIÓN: El 26 de febrero, la Corema de Los Ríos, en Valdivia, aprobó el proyecto del ducto.

– Decisiones clave
1995: La empresa Celulosa Arauco (Celco) ingresa voluntariamente el proyecto de construcción de su planta de San José de la Mariquina al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental ante la Comisión Regional de Medio Ambiente de Los Lagos.
1997: Comienza a regir la Ley de Bases del Medio Ambiente y la empresa vuelve a someter el estudio de impacto ambiental a la aprobación de la Corema, con descarga de aguas industriales a través de un ducto en el mar a la altura de la caleta Mehuín. Los habitantes de la localidad se organizan para rechazar el proyecto.
1998: La empresa obtiene la aprobación ambiental para sus descargas en el río Cruces.
2001: Se inicia la construcción de la planta de celulosa.
2004: En febrero, la planta inicia su proceso productivo. En octubre comienzan a morir cisnes de cuello negro en el río Cruces y se responsabiliza a las descargas de la empresa.
2005: La Corema cierra la planta por exceder en 100 mil toneladas el límite de producción. Se determina que las descargas no son responsables de la muerte de los cisnes. En febrero, la Corema autoriza el reinicio de la producción con la condición de practicar auditorías diarias y anuales para cumplir con producción declarada.
2010: En febrero, la Corema de Los Ríos aprueba la construcción del ducto para evacuar los residuos industriales en Mehuín.

– La posición de la empresa: En la Región de Los Ríos, fuentes de la empresa Arauco S.A. manifestaron que el ducto de descarga es un proyecto que ya "fue aprobado por la Corema de Los Ríos. Por lo tanto, no nos compete dar una opinión, porque es un órgano del Estado el que evaluó la iniciativa y es otro órgano del Estado (Core de La Araucanía) el que cuestiona ese análisis".


 

Comments are closed.