GasAtacama desvirtúa críticas a norma de emisión para generadoras termoeléctricas

Estima que adaptación costaría sólo un tercio de lo señalado. Su gerente general posee estudios que muestran que la exigencia planteada no sería más estricta que aquellas vigentes en otros países. El Mercurio, 16 de junio 2010.
Lea noticias relacionadas: GasAtacama: norma de emisiones para termoeléctricas no frenará la inversión.
Para cumplir norma de emisiones hay que invertir US$ 650 millones.


GasAtacama salió al paso del rechazo que la industria eléctrica ha planteado respecto de la norma de emisión para termoeléctricas, actualmente en trámite en la Comisión Nacional del Medioambiente (Conama).

Rudolf Araneda, gerente general de la empresa que en el Norte Grande opera cuatro unidades (780 MW) en base a gas natural y a diésel, apoyado en cuatro estudios encargados, a igual número de consultoras, rebate los argumentos entregados por otros actores de la industria. Estos últimos han señalado que la norma no se ajusta a la realidad chilena y que su aplicación demandará inversiones tan altas que ponen en riesgo la continuidad de varias unidades de generación.

Araneda señala que tanto en material particulado como en óxidos de nitrógeno (Nox), la exigencia planteada por la Conama está en niveles no tan estrictos respecto de los que se aplican en países con niveles de desarrollo comparables con Chile e, incluso, con la Unión Europea, considerando unidades con capacidad similar a las que hay en Chile. "Decir que esta norma sería desmesurada y absurda no es efectivo. Lo insólito es que Chile sea el único país en desarrollo económico medio que aún no tiene norma para los generadores", asegura.

El dato más importante que el ejecutivo aportó, durante la consulta pública del anteproyecto de la norma, es que adaptar todo el parque termoeléctrico en base a diésel, carbón y gas natural en operación en el país (9.340 MW) costaría US$ 650 millones, muy por debajo de los US$ 2.100 millones señalados por los detractores.

Agrega que como estas unidades ya cuentan con algún grado de abatimiento de emisiones, podrían cumplir los límites establecidos elevando el costo inicial de inversión en no más de 3% o 4%. Esto, a diferencia del 50% señalado por firmas como Edelnor.

En tarifas, puntualiza, este proceso implicaría un alza inferior al 2%.  
 
No generalizar: Araneda es partidario de que haya normas para cada actividad, a diferencia de lo que plantea el sector.


 

Comments are closed.