La cruzada para crear un sistema de áreas protegidas de parques

Las cifras hablan por sí solas: las regiones de Los Ríos y Los Lagos reúnen el 60% de las iniciativas de parques privados del país. Con este antecedente, el Fondo para el Medio Ambiente (GEF), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Conama, se unieron para establecer las bases de un Sistema Regional de Áreas Protegidas para iniciativas públicas y privadas. El Diario Financiero, 11 de junio 2010.


El Coordinador del proyecto, Gonzalo Pineda, comentó que "queremos asentar las bases de un sistema de protección para áreas públicas y privadas, terrestres y marinas, en ambas regiones". Subrayó que "entendemos la conservación de la biodiversidad no opuesta a la producción, sino que a la aplicación de buenas prácticas".

Las regiones de los Ríos y Los Lagos cuentan con 799.239 hectáreas de parques públicos, lo que representa el 47,4%, mientras que los privados alcanzan las 885.536 hectáreas, es decir, 52,6%. De ahí la importancia, señala Pineda, de implementar un sistema que sea sustentable.

Como parte de este trabajo, recientemente se reunieron en la Reserva de Huilo Huilo -propiedad de Víctor Peterman-, un grupo de propietarios y administradores de las principales iniciativas de conservación de ambas regiones, y miembros de organizaciones e instituciones públicas y privadas que promueven la conservación. En ese encuentro participaron Alexandra Peterman, directora del área turismo Fundación Huilo Huilo; James Ackerson, de The Cliffs Preserve; Oscar Sánchez, de Masisa; Esteban Tapia, de Parque Tantauco; Reinhard Fitzeck y José Luis Domínguez, de Fundación Huinay y representantes de Parque Pumalín.

En la reunión se creó el comité que sentará las bases del sistema de áreas protegidas. "En una primera etapa se busca una estructura orgánica y desarrollar los primeros pilotos. La idea es que participen grandes y chicos, nacionales y extranjeros, para promover el uso sustentable de los recursos".

El estudio "Sobre el valor económico de la contribución anual del SNAP (Sistema Nacional de Áreas Protegidas)", elaborado el año pasado por el Departamento de Economía de la U. de Chile, el flujo anual de servicios ecosistémicos (que proveen las áreas protegidas públicas y privadas), alcanzaría los US$ 2.551 millones anuales. Esta cifra, señala el informe, corresponde al 2,2% del PIB de Chile y equivale a más del 70% del Producto del sector agropecuario y silvícola del país.

"El patrimonio de la biodiversidad puede ser tan importante como el aporte del cobre a la economía, y eso hay que valorarlo", señala Gonzalo Pineda. Como ejemplos a seguir menciona el caso de Costa Rica, que cuenta con una red de parques e impuestos a los combustibles que van a un fondo para la conservación.

 

Comments are closed.