Marea negra es “un 11-S” para Obama

El Presidente comenzó una visita a Alabama, Florida y Misisipi, golpeados por el derrame, y espera hablar hoy a la nación. Ayer se comprometió a hacer todo lo necesario para proteger al Golfo de México y asegurar su recuperación. La Nación, 15 de junio 2010.
Lea noticias relacionadas: ¿El Chernóbil de la industria petrolera?
Petroleras protegen derechos de extracción y dan la espalda a BP.


El desastre natural causado por el derrame de petróleo tras la explosión de una plataforma de extracción en el Golfo de México ha llevado al Presidente estadounidense Barack Obama a realizar una cuarta gira por los estados afectados y a comparar la peor catástrofe ecológica de la historia de su país con los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

“De la misma forma en que el 11 de septiembre modificó profundamente nuestra visión de nuestras vulnerabilidades y nuestra política exterior, creo que este desastre va a modificar por muchos años nuestra visión sobre el ambiente y la energía”, dijo Obama en una entrevista a Politico.com, publicada cuando iniciaba su visita a la zona siniestrada.

Según el Mandatario, el desastre muestra que ya es tiempo de “realizar la transición” hacia nuevas fuentes de energía y añadió que buscará la aprobación del Congreso para una nueva ley de energía y clima.

Estados Unidos va a “avanzar en forma audaz en una dirección que a la postre nos dé el tipo de (…) política energética con visión de futuro que tanto se necesita y que ha estado ausente por tantos años”, prometió Obama.

El Jefe de Estado inició ayer una nueva visita a los estados de Alabama, Misisipi y Florida, donde se comprometió a “hacer todo en nuestro poder para proteger el modo de vida en el Golfo (de México), para que se mantenga para nuestros hijos y nietos, y nuestros bisnietos”.

COSTOS Y PRÓXIMOS PASOS

También aseguró: “Iniciamos conversaciones preliminares sobre cómo reestructurar un mecanismo para que los reclamos justificados que aparecerán no únicamente mañana, ni la semana próxima, sino en los próximos meses, sean atendidos de forma apropiada, con justicia y en tiempo” por la British Petroleum (BP), responsable de la fuga.

Por esto mismo el gobierno exigió el domingo la creación de un fondo especial para pagar a los afectados por el desastre, lo que Obama le planteará directamente al presidente de BP, Carl Henric Syanberg, en la reunión que ambos sostendrán mañana, miércoles, en la Casa Blanca.

Bill Burton, portavoz de la Casa Blanca, adelantó ayer en declaraciones a los medios que el fondo será gestionado por una entidad independiente y alcanzará los “miles de millones de dólares”, aunque no ofreció una cifra específica. “Estamos seguros de que es una medida clave para ayudar a los individuos y negocios en el área del golfo a recuperarse”, subrayó Burton, quien aseguró que, de ser necesario, la Casa Blanca “obligará” a BP a crear ese fondo.

En tanto, la compañía petrolera estimó ayer que los costos de los esfuerzos para contener la marea negra “hasta la fecha se eleva a aproximadamente 1.600 millones de dólares”. Esto incluye los costes de respuesta y contención del derrame, las subvenciones a los estados del golfo, el pago de reclamaciones y los costes federales.

Asimismo, y luego de la presión ejercida por el gobierno estadounidense, BP anunció que aumentará a 50 mil barriles diarios lo que recuperará diariamente de la fuga de aquí a fines de junio, dos semanas antes de lo previsto inicialmente.

BOICOT A BP

Mientras, más de 600 mil personas se han sumado a una página creada en la red social Facebook que llama a boicotear a otras marcas de BP como Castrol, Arco, Aral y Amoco.

Lee Perkins, el creador de la página, indicó a la cadena televisiva ABC que este espacio ha surtido efecto, ya que recibe información sobre gasolineras vacías. Además, sus integrantes comparten imágenes e informaciones en torno al derrame.

 

Comments are closed.