Planes europeos de ajuste marcan reunión por cambio climático

Mundo emergente vuelve a enfrentarse al desarrollado. Las finanzas europeas y el cuidado del medio ambientes disputaban ayer la atención de los asistentes a las conversaciones de cambio climático en Bonn, Alemania. El Diario Financiero, 09 de junio 2010.
Lea noticia relacionada: ONU proyecta fracaso en metas climáticas durante la próxima década.


El financiamiento de las políticas de mitigación y reducción de las emisiones de gases efecto invernadero es uno de los temas clave en estas reuniones. En ellas se busca hace cuatro años alcanzar un pacto mundial con los parámetros que se seguirán a partir de 2012 para reducir el impacto del cambio climático, una vez que caduque el Protocolo de Kioto.

En diciembre en Copenhague se acordó que los países desarrollados financiarían los programas medioambientales en las economías emergentes, comprometiendo recursos por US$ 30.000 millones para 2010 y US$ 100.000 millones para 2020. Pero la crisis financiera y los planes de reducción de déficit de los países de la Unión Europea complican el flujo de estos recursos.

El recorte de US$ 80 mil millones de Alemania no cayó bien entre los delegados emergentes, y se notó en conversaciones de pasillo, con delegados cuestionando la solidez de los compromisos europeos cuando deben lidiar con un problema doméstico que promete extenderse por décadas.

También continuaron las conversaciones en los frentes de reforestación y mecanismos de medición, revisión y verificación (MRV) de los esfuerzos que apliquen los países emergentes con financiamiento de sus pares desarrollados. En este último tópico, la delegación chilena intervino con una declaración en la cual solicitó facilitar la aplicación de estos procedimientos.

El monitoreo del uso de los fondos en los programas medioambientales en las naciones en vías de desarrollo no es aceptado por todas las naciones en vías de desarrollo. El jefe de la delegación mexicana, Luis Alfonso de Alba, dijo que esta revisión podría facilitarse utilizando como modelos los actuales programas de monitoreo del comercio internacional y los de vigilancia de los derechos humanos aplicados a nivel mundial.

Entre los países que rechazan la modalidad MRV están China, India y los países africanos así como Venezuela y Bolivia, que la consideran una "violación a la soberanía de sus jurisdicciones", explicaron delegados. El negociador mexicano precisó que el uso de modelos conocidos de supervisión podría ayudar a desbloquear una de las principales aristas de negociación con miras a la cumbre que tendrá lugar en Cancún, México, en diciembre de este año.

 

Comments are closed.