Propuesta que suma 10 mil hectáreas a Santiago entra en semana decisiva

Consejo Regional analiza el miércoles posibles cambios al plan regulador. Proyectos inmobiliarios que se desarrollen en nuevos terrenos urbanos deberán cumplir exigencias de áreas verdes, vialidad y número mínimo de viviendas sociales. El Mercurio, 28 de junio 2010.
Lea noticias relacionadas: Intendencia Metropolitana decreta Alerta Ambiental Preventiva para este martes.
Gobierno estudia estímulos a vehículos poco contaminantes.


El miércoles el plenario del Consejo Regional Metropolitano espera pronunciarse sobre la aprobación o rechazo de la modificación del Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) que añade casi 10 mil hectáreas de uso urbano al Gran Santiago y establece exigencias a los proyectos habitacionales en materia de áreas verdes, viviendas sociales y vialidad.

La opinión de esa instancia (que preside el intendente, Fernando Echeverría) es clave, al considerar que el 6 de julio vence el plazo legal para que el consejo emita su dictamen definitivo, pues después de esa fecha opera el silencio administrativo. Si se da luz verde al instrumento de planificación, éste seguirá su tramitación en la Contraloría General de la República, pues ya tiene aprobación ambiental. Si es rechazado, será devuelto a la Seremi Metropolitana de Vivienda y Urbanismo.

Los cambios plantean que los proyectos inmobiliarios que se proponen para el área de expansión deberán garantizar un mínimo de 10% de áreas verdes, incluyendo su mantención por cinco años, y destinar al menos el 8% del terreno al desarrollo de viviendas sociales.

Los inversionistas inmobiliarios también deberán costear la vialidad de sus proyectos.

La seremi de Vivienda, Marisol Rojas, señala que es importante que se decida si Santiago seguirá creciendo de forma inorgánica o planificada. Añade que la capital requiere de nuevos terrenos urbanos para acoger la demanda de casas, pero que ello no significa descuidar el crecimiento por densificación dentro de sus actuales límites.

Rojas cree que existe información suficiente para que se decida en relación con esta propuesta, que se discute desde 2008. Manuel Urrutia (PS), presidente del comité de Ordenamiento Territorial e Instrumentos de Planificación del Consejo Regional, dice que se han reunido en varias ocasiones con Rojas para analizar las 33 observaciones efectuadas por esa comisión en septiembre de 2008.

Urrutia afirma que la opinión de los 26 consejeros se conocerá el miércoles, pero dice que no existe consenso respecto de los cambios al plan regulador.

El presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Lorenzo Constans, es partidario de la expansión, pues afirma que la disponibilidad de suelo se ha convertido "en un tema crítico". Cree, sin embargo, que las exigencias de equipamiento del nuevo plan son "excesivas".

También cuestiona aspectos como el costo del desarrollo y mantención de las nuevas áreas verdes que enfrentarán los proyectos habitacionales y sus residentes. El financiamiento de esa materia también es una inquietud del Consejo Regional.  
 
Las cifras de la expansión:
Las nuevas 9.823 hectáreas incluyen 5.725 para uso habitacional mixto, 2.583 para áreas verdes, 620 de un área de riego (estero Las Cruces), 513 para actividades productivas, 105 para infraestructura sanitaria y 277 para una zona de restricción habitacional por desarrollo de infraestructura. El cambio implicaría pasar de 3,4 m {+2} de áreas verdes por habitante a 8,2 m {+2} .


 

Comments are closed.