Antiguedad del parque termoeléctrico

Carta al director enviada a El Mercurio por Rodrigo Bórquez, economista de Fundación Terram. ;;


Respecto a las declaraciones efectuadas por representantes del sector termoeléctrico en este medio el día miércoles 14 de julio, que apuntan a flexibilizar las disposiciones del anteproyecto normativo que busca regular la emisión de distintos contaminantes originados por este tipo de centrales, es necesario recordar una serie de argumentos técnicos que refutan las sugerencias de algunas empresas generadoras respecto a una “consideración especial” para que centrales de mayor antigüedad no se vean obligadas a cesar su operación, debido a la imposibilidad financiera de afrontar los gastos que ésta les exigiría.

Primero, el establecimiento de dicha normativa no haría más que cumplir con una función que, hasta el momento, el Estado no ha asumido de manera directa, ya que la legislación actual no establece exigencia alguna respecto a la vida útil del parque termoeléctrico, por lo que la decisión, tanto del cierre como de las mejoras destinadas a potenciar la eficiencia de cada central está en manos del sector privado, lo que ha significado que un buen número de centrales continúe operando más allá de los 24 años recomendados por la Comisión Nacional de Energía como el óptimo de vida útil para centrales de este tipo.

Segundo, contar con un parque generador de estás característica afecta directamente a cada uno de los consumidores domésticos, ya que a la antigüedad de las centrales se asocian dos factores claves desde la perspectiva socioeconómica y ambiental. Uno, la distorsión que provocan en la fijación óptima del precio de la electricidad para clientes regulados, debido al pago por concepto de potencia firme que reciben estas centrales, que no discrimina según la eficiencia de cada unidad de generación y que en este caso establecería una suerte de subsidio para estas centrales que, en términos tecnológicos, se encontrarían obsoletas. El otro hace referencia a los impactos ambientales generados por su funcionamiento, ya que a menores grados de eficiencia, mayor será el consumo de combustible y, por ende, se registrarían mayores niveles de emisión de contaminantes.


 

Comments are closed.