Hay preocupación en Alto Bío Bío por megaproyecto de piscicultura

Autoridades comunales acordaron pedir aplicación del Artículo 169, respecto a inversiones en áreas indígenas. La Tribuna de Los Angeles, 08 de julio 2010.


La comuna de Alto Bío Bío, representada en el Concejo Municipal, expresó su preocupación por la ejecución de un megaproyecto de piscicultura que intervendrá el río Bío Bío.

Esta vez no sólo es el proyecto de la piscicultura en la localidad de Pitrilón, por más de 16 millones de dólares, sino también un posible aprovechamiento de aguas del río Pangue, que dejaría sin una futura provisión del vital elemento a la villa Ralco –capital comunal- y a la comunidad pehuenche de Callaqui, lo que inquieta a los ediles de la cordillerana comuna.

Uno de los temas más importantes que analizó el Concejo Municipal, en su primera sesión de julio, fue el problema de la facilidad con la que en la comuna se instalan estos megaproyectos industriales, afectando el medio ambiente y por ende el turismo, además que no dejan ningún beneficio económico en la zona.

El alcalde Félix Vita Manquepi dijo que nada más emblemático que lo ocurrido con las centrales hidroeléctricas, cuya instalación en un principio generó tanta controversia, cuyo impacto en el entorno es evidente y que, pese a estar ubicada en la comuna, la mayor tributación la efectúan fuera de ésta, además y más sorprendentes es que aunque generan gran parte de la energía del sistema interconectado central, en Alto Bío Bío se paga la luz más cara de Chile.

Indicó que hace unos meses, fue aprobada por la dirección regional de la Conama la declaración de impacto ambiental para el proyecto de piscicultura en el sector de Pitrilón, la cual contempla una serie de enormes piscinas en el cauce, donde se practique la cría y engorda de salmones, por un valor de más de 16 millones de dólares. Dijo que consultado el Municipio, manifestó su oposición ante la Corema, pero que de todas maneras fue aprobada.

También el Concejo Municipal, acotó, citó en reiteradas oportunidades a los encargados del proyecto, quienes tras tanta insistencia se presentaron ante los ediles y les informaron que la empresa tributará en otra ciudad y no donde ocasionarían el perjuicio ambiental.

Ahora se plantea otra preocupación para la comuna, expresó el alcalde Vita, porque según habría sido informado Pedro Beroíza, concejal que vive en el sector de Pangue, las aguas de ese río serían entubadas para ser utilizadas en otro proyecto de carácter hidroeléctrico.

Esto generó la oposición de los concejales y directivos presentes en el Concejo, considerando que el río Pangue podría ser la principal opción para un futuro abastecimiento de agua potable, parte del futuro plan integral para la obtención del vital elemento en la creciente villa Ralco y en la comunidad Callaqui.

Ante esto, el Concejo Municipal concordó en analizar las opciones que se tiene para hacer valer el convenio 169, ratificado el año pasado por nuestro país, en cual queda claro, que cualquier proyecto empresarial en territorios de influencia indígena, debe contar necesariamente con una consulta y aprobación de las comunidades originarias, algo que en las intervenciones del río Pangue no ha ocurrido. 


 

Comments are closed.