Vecinos rechazan instalación de mina en cerro Chena

La empresa Pukará intenta extraer puzolana para la elaboración de cemento. Los sanbernardinos están en “pie de guerra” porque el yacimiento afectaría las áreas verdes y un sector residencial de la comuna. La Nación, 26 de julio 2010.;


El cerro Chena, ubicado en el kilómetro 17 de la Panamericana Sur, es un emblema para muchos sanbernardinos que hoy están en “pie de guerra” tras enterarse que, en parte del macizo, podría instalarse un laboreo para la extracción de puzolana, materia prima utilizada para la elaboración de cemento, si es que la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama) resuelve favorablemente el proyecto de la empresa constructora Pukará S.A., que pretende transformar 400.000 metros cuadrados del sector en un yacimiento.

La situación tiene expectantes a vecinos, organizaciones sociales y ambientalistas de San Bernardo debido a que, según comentan, el área donde se intenta emplazar la mina es un espacio de rehabilitación ecológica y la extracción del mineral atentaría contra el ecosistema del lugar.

El espacio destinado para la eventual mina se ubica en la ladera oriente del cerro, a cuadras de un sector residencial que alberga a cerca de seis mil personas de las villas España, Mahuida y Reina del Aire. A un costado, se encuentra también el Parque Metropolitano Sur, un espacio de 40 hectáreas y donde hasta la fecha se han plantado 12 mil 500 árboles de diferentes especies.

Los vecinos y las organizaciones sociales que están contra el proyecto minero resaltan la importancia de este pulmón verde de la Región Metropolitana que, al igual que otros íconos históricos de la comuna, resulta ser un emblema, pues allí también se realizan actividades folclóricas como la Fiesta de la Primavera y el 18 Chico.

Los defensores y ambientalistas manifiestan que la compañía pretende sacar puzolana a razón de dos mil 838 toneladas diarias durante un lapso de 15 años y venderla en el mismo lugar.

Empresa apela

En septiembre de 2008, fue presentada a la Comisión Regional Metropolitana del Medio Ambiente (Corema) la iniciativa denominada Explotación de pertenencias mineras Lacmo 1-50, que busca extraer puzolana en la ladera oriente del cerro.

Según el Plan Regulador Metropolitano de Santiago, el sector es considerado un área de rehabilitación ecológica, lo que significa que allí sólo se puede hacer uso de dicho suelo para planes de reforestación tendientes a su recuperación.

Por ello, la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Vivienda, la Corporación Nacional Forestal (Conaf), el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), y la Seremi de Agricultura -organismos encargados de evaluar el proyecto- consideraron que la actividad de una mina de puzolana era incompatible con el uso de ese suelo.

La Corema entonces rechazó la propuesta de la empresa gracias al voto del ex intendente Igor Garáfulic. Una gran parte de los consejeros regionales se abstuvo de votar.

Pero el 13 de enero último, la empresa Pukará S.A. apeló ante la dirección ejecutiva de la Conama para intentar la revocación de la resolución.

El reclamo, según se indicó en el organismo estatal, está en pleno proceso de revisión y se espera que en un plazo de aproximadamente 30 días el tema esté zanjado.

Compromiso ecológico

Marcelo Drago, presidente de la Agrupación Maipo Contigo, una ONG que apoya a los vecinos de la provincia del Maipo que se oponen a la mina, dijo a La Nación que esperan que ésta no se concrete, debido al compromiso ecológico que existe en ese lugar y porque los terrenos fueron destinados por el Ministerio de Bienes Nacionales al Ejército para que los administrara y realizara ejercicios militares.

La Agrupación Maipo Contigo envió una carta a la Comandancia en Jefe de la institución castrense para que se defina respecto al uso que se le da al terreno.

“Existe una viña, ya que seguramente el Ejército tiene allí contratos de medianería y a eso se suma todo esto de la puzolana. Nosotros no tenemos claro el rol del Ejército en esta materia puesto que han permanecido en silencio y en realidad el principal actor en todo esto son ellos ya que son los que administran el cerro”, señaló Drago. LN

Ejército contra la explotación en los terrenos

El coronel Iván González, jefe del Departamento de Comunicaciones del Ejército, dijo a La Nación que la institución no está de acuerdo con la posibilidad que se instale una mina de puzolana en el cerro Chena debido a que esos son terrenos para ejecutar actividades propias del servicio. El Ejército administra y realiza ejercicios militares en los terrenos del cerro.

“Una empresa puede inscribir un espacio como pertenencia minera para que exista la posibilidad de explotar un mineral en cualquier parte de Chile, pero en este caso y tratándose de un terreno de Bienes Nacionales, que esta asignado a Defensa, debe solicitar la autorización que corresponda”, señaló González.

El jefe de Comunicaciones de la institución castrense, agregó que en cuanto a los viñedos existentes en el sector, el Decreto Ley

Nº 1.130, permite al Ejército una mínima explotación agrícola y esa es la que desarrolla la Escuela de Infantería en el cerro Chena. Al respecto, los dineros que produce son para la institución y rendidos periódicamente ante los organismos que corresponde.

Datos: 400 mil metros cuadrados en la ladera oriente del macizo, se transformarían en un yacimiento de aprobrarse la iniciativa.

 

Comments are closed.