Bienes Nacionales muestra “mapa de la biodiversidad” que definirá nueva planificación territorial

La ministra Catalina Parot partirá en noviembre con reuniones en cada región, empezando por el extremo norte, para recoger las preocupaciones sobre el desarrollo territorial y los proyectos en cada zona.;La Segunda, 24 de septiembre 2010.
Lea noticia relacionada: Moción propone ampliar localización de proyectos que requieren Estudio de Impacto Ambiental.;


Parques, Reservas y Monumentos Nacionales, conforman el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas (SNAP) que el ministerio de Bienes Nacionales entregó a los ministros, que forman parte del comité que desde hace una semana analiza la nueva planificación territorial del país.

La ministra Catalina Parot cuenta que plasmar estas zonas de gran biodiversidad es la partida para el trabajo que desarrollan en conjunto con Energía, Minería, Economía, Medio Ambiente, Obras Públicas, Agricultura y Vivienda.

En las próximas reuniones definirán nuevos criterios, hasta juntar “unas tres o cuatro variables” que se cruzarán sobre el mapa chileno para comenzar la segunda etapa: “reuniones con todos los gobiernos regionales, para poder contar con su visión sobre el desarrollo que quieren para su región, las potencialidades y los cuidados ambientales”.

La voz de las regiones

En noviembre, comenzará su gira por el país hasta enero y lo hará por el norte, por la XV región de Arica y Parinacota. Esta semana ya se reunió con los Seremis regionales para coordinar el trabajo durante el verano.

“Después de estas reuniones, en unos tres a cuatro meses tendremos un mapa definitivo. Ya se le entregó un primer mapa al Presidente, con semáforos donde se cruzan las variables de biodiversidad, propiedad y áreas de desarrollo indígena, planes de ordenamiento territorial con el uso de borde costero y las acciones de preservación ecológica. En rojo aparecían los sectores más conflictivos, donde se cruzan más variables”, afirma Parot.

Ahora, tomarán en cuenta las variables ambientales y de desarrollo económico del país. “Tenemos 4.200 kilómetros de costa lineal, y casi 25.000 kilómetros si consideramos los fiordos y canales. Hay zonas ideales para puertos, para la instalación de termoeléctricas donde no hay áreas protegidas y lejos de zonas que podrían ser dañinas. Alguna región podría decir que le conviene un proyecto, debido a que traen trabajos y obras complementarias como caminos o tendidos eléctricos”, asegura Parot.

Y agrega. “la idea es que las regiones participen activamente en esta planificación territorial. El país tiene que tener una mirada estratégica en estos temas, porque si todos dicen no quiero una termoeléctrica, una planta nuclear o una cárcel’, no podremos avanzar”.


“No podemos proteger todo y limitar la generación de energía que es necesaria”

Entre las zonas con mayor protección ambiental destaca la XI Región. Ahí se encuentran los parques nacionales Laguna San Rafael y Bernardo O’Higgins.

—¿Eso podría complicar el proyecto HidroAysén y su línea de transmisión?

—Es lo más complejo del proyecto y por eso es importante que se discuta la ley de áreas protegidas que analizan el ministerio de Medio Ambiente y la Segpres. Pronto enviarán un proyecto de ley al Congreso, ya que la ley que creó la Conaf nunca entró en vigencia, por lo que no hay claridad total sobre lo que se permite o no en una reserva o parque nacional.

Esta zona es riquísima para todo lo que tiene que ver con proyectos hidroeléctricos, grandes centrales o minicentrales de pasada.

—¿Esta nueva ley limitará el desarrollo de estos proyectos?

—Hay que encontrar la manera en que la protección ambiental sea compatible con el desarrollo. No podemos proteger todo y limitar la generación de energía, que es necesaria para ser desarrollados y superar la pobreza. Pero también la conservación es parte del desarrollo y Chile tiene que verlo así, porque las áreas de conservación pueden transformarse en un polo turístico. En Nueva Zelandia casi el 10% lo genera el turismo y los servicios ambientales también están aportando al desarrollo del país.

—¿El mapa que le entregaron al Presidente consideró qué proyectos de inversión están cerca o dentro de zonas protegidas?

—No fue eso lo que nos pidió. En el mapa que le entregamos al Presidente pusimos las áreas de conflicto, que consideran las de protección ambiental, de propiedad indígena y de desarrollo indígena. Ahí se identificaba que la Región Arica es una de la que concentra más conflictos, porque está la tremenda reserva nacional Lauca, que además está constituida sobre propiedad indígena.

Por ejemplo, si se quiere desarrollar una actividad minera allí, debe hacerse una consulta a las comunidades indígenas para cumplir con el convenio 169. Además de someterse a evaluación ambiental.

—El norte y centro tienen pocas áreas de protección en comparación con el sur. ¿Podría cambiar tras el caso Punta de Choros?

—El caso de Punta de Choros es particular, porque la zona costera no tiene ninguna protección especial, sí las islas, donde está la Reserva Nacional Pingüino de Humbolt. Pero es cierto que hay una subrepresentación de las zonas protegidas en la zona norte y centro del país, como por ejemplo en las regiones VI, VII, VIII y para qué hablar de la Metropolitana.

También hay baja protección a los ecosistemas marinos, con una protección del 0,03% del territorio, mientras que en tierra un 20% del país tiene algún grado de protección.  
 
Zonas protegidas en regiones

ARICA Y PARINACOTA
La región tiene una amplia presencia de parques, el más grande es la Reserva Nacional Las Vicuñas (209 mil hectáreas), seguido por el Parque Nacional Lauca (137 mil hectáreas) y Monumento Natural Salar de Surire (11 mil hectáreas).

COQUIMBO
La polémica zona donde se paralizó el proyecto Barrancones tiene tres áreas de protección: el Parque Nacional Fray Jorge (9 mil hectáreas); la Reserva Nacional Las Chinchillas (4.200 hectáreas) y la Reserva Nacional Pingüino de Humbolt (859 hectáreas).

REGIÓN METROPOLITANA
Es la que tiene menos lugares con protección: la reserva El Morado (3 mil hectáreas) y el monumento El Morado (10 mil hectáreas)

LOS LAGOS
11 zonas con protección ambiental tiene la X Región, como los parques nacionales Hornopirén, Corcovado y Vicente Pérez Rosales.

AYSÉN
Más del 50% de su superficie está protegida, como el Parque Nacional Laguna San Rafael (1,7 millón de hectáreas), el Parque Bernardo O’Higgins (3,5 millón de hectáreas) –que también abarca la XII Región— y la reserva nacional Las Guaitecas (1 millón de hectareas).

MAGALLANES
Tiene gran parte de su costa protegida, con la Reserva Nacional Alacalufes (2,3 millones de hectáreas), el Parque Nacional Alberto de Agostini (1,4 millón de hectáreas) y el Parque Nacional Torres del Paine.

 

Comments are closed.