Catorce Proyectos Energéticos Estarían en Conflicto con Zonas Protegidas

Mapa del gobierno. La XII Región concentra el mayor número de áreas resguardadas, con un 50,5% de su territorio, pero es lugar apto para la generación de energía. Por ello, se evalúa una redefinición de los límites para no frenar las inversiones. Estrategia. 30 de septiembre 2010.
Lea noticia relacionada: Mapa de zonas incluirá áreas para desarrollo de energía nuclear.


Para evitar conflictos como el de la termoeléctrica Barrancones, que finalmente, tras solicitud del propio Presidente Sebastián Piñera, se decidió no instalar en las cercanías de la Reserva del Pingüino de Humboldt (IV Región), y entregarle tranquilidad a los inversionistas, el Gobierno pidió acelerar un catastro de las zonas con los puntos protegidos de todo el país, el cual ya venía trabajando el Ministerio de Bienes Nacionales sobre las propiedades fiscales. En respuesta al requerimiento, se estableció el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), un mapa que incluye reservas, parques y monumentos, cuya suma llega a 90 puntos. De ese total, 14 proyectos energéticos están en conflicto, por ubicarse en las cercanías de esas zonas.

La superficie total del SNASPE es de 14.364.654 hectáreas, correspondiente al 18,8% del territorio nacional. En tanto, las dos regiones que concentran mayor cantidad de puntos protegidos son la XI y XII, con un 48,6% y 50,5% de su territorio, respectivamente. Situación compleja, puesto que es una zona apta para la generación de energía, afirmó un analista del sector.

Dentro de ese escenario, se evaluaría una redefinición de las zonas protegidas, como adecuar los límites de los parques para que exista compatibilidad entre las áreas resguardadas y el desarrollo de proyectos energéticos.

 Potencialidades

Tras un análisis que lleva a cabo esa cartera de Estado, se han establecido las distintas potencialidades existentes en cada una de las zonas del país. Además, puntualizar los espacios del territorio nacional que cuenten con las características geológicas y ambientales necesarias para llevar a cabo inversiones que permitan instalar centrales energéticas o puertos, con el fin de desarrollar las industrias más pesadas y, de esta manera, no afectar la vida de las personas ni los recursos naturales. Junto con ello, proteger las zonas para las futuras generaciones.

Pese a lo anterior, fuentes del gobierno sostienen que Chile ha descuidado la protección de áreas en el centro del país, ya que allí hay pocas, convirtiéndose en una tarea, al igual que las zonas marinas.  Por ello, la actual idea de la autoridad es que todos los puntos protegidos estén a disposición pública, para que cuando se creen proyectos, los consideren, y así evitar el freno a las inversiones.

 

Comments are closed.