Comunidad internacional se concentra en la pobreza mundial

Asistentes llamaron a las naciones y organismos financieros a cumplir los compromisos adquiridos con los Objetivos del Milenio, una meta complicada por la crisis económica. La Nación, 21 de septiembre 2010.
Lea noticia relacionada: Objetivos Milenio: América Latina bien, pero no tanto.


La sede de la ONU en Nueva York acoge desde ayer a los líderes del mundo que pretenden evaluar los avances en la lucha contra la pobreza y hambre mundial, en el marco de la crisis económica.

De hecho, uno de los oradores de ayer, Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, remarcó el impacto negativo que tuvo la crisis económica sobre los esfuerzos por lograr los llamados Objetivos del Milenio y precisó que 64 millones de personas más viven en extrema pobreza, mientras el número de las que sufren hambre aumentó el año pasado en 40 millones.

A cinco años de la fecha límite fijada para la superación de estas lacras planetarias, el 2015, el planeta está lejos de haber cumplido las metas establecidas hace una década.

“El reloj está caminando y queda mucho por hacer”, advirtió el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al inaugurar el evento de tres días en Nueva York. “Debemos enviar un mensaje de esperanza, cumplamos lo prometido”, agregó.

A su turno otros líderes abordaron esta problemática y plantearon preocupaciones respecto a estas metas y las formas de lograrlas.

El Presidente boliviano, Evo Morales, por ejemplo, estimó que los modelos económicos actuales son responsables de la pobreza y llamó a los demás países en desarrollo a crear un Banco Mundial del Sur para romper la dependencia financiera con el Norte ya industrializado. “Sin el FMI estamos mejor que antes”, dijo Morales.

Y añadió que “el objetivo de destinar el 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB) de las economías ricas a la ayuda al desarrollo es el pago de una deuda con el sur”.

En tanto, el Presidente francés Nicolas Sankozy propuso establecer un impuesto a todas las transacciones financieras y financiar así los objetivos de desarrollo global.

“¿Porqué no pedirle a las finanzas que ayuden a estabilizar el mundo?”, dijo Sarkozy, quien llamó “a no esperar”. “Los financiamientos novedosos, el impuesto a las transacciones financieras, podemos decidirlos aquí. ¿Porqué esperar? Las finanzas se mundializaron”, comentó el Mandatario galo, quien impulsará esa idea durante su año de ejercicio de la presidencia del G-20 y el G-8.

Otros oradores recalcaron la urgencia de cumplir con los compromisos adquiridos, como la directora ejecutiva de Unicef España, Paloma Escudero, quien dijo esperar que la cumbre signifique un “impulso político” para lograr los Objetivos del Milenio (ODM).

Mientras, otros líderes enumeraron sus logros en materia de lucha contra la pobreza o solicitaron la mantención de las ayudas. Así el Mandatario guatemalteco, Álvaro Colom, destacó el crecimiento experimentado por su país en los últimos quince años, gracias a los programas de ayuda al desarrollo y pidió que, a pesar del contexto de crisis global, no se frenen los compromisos de ayuda.

Asimismo, la viceministra de Relaciones Exteriores colombiana, Patricia Londoño, insistió en que los ODM son parte esencial de las políticas sociales de su país que servirán “para transformar la vida de millones de personas”.

SEGURIDAD EXTREMA

La presencia de líderes de todo el mundo en Nueva York ha originado la adopción de enormes medidas de seguridad en los alrededores de la sede de Naciones Unidas y el cierre del tránsito de personas y vehículos por varias calles céntricas de Manhattan.

La reunión precede al debate anual de la Asamblea General de la ONU, del 23 al 30 de septiembre, en la que jefes de Estado, presidentes y cancilleres de 192 países dialogarán sobre temas de la actualidad internacional.

 

Comments are closed.