Expertos ven atraso de proyectos por demora en definición de mapa de zonas protegidas

Hace poco más de 20 días, la ministra de Bienes Nacionales, Catalina Parot, entregó al presidente Piñera un mapa indicativo con las zonas protegidas del país, en las cuales no se podrían emplazar determinados proyectos energéticos, considerando el ecosistema presente y el interés turístico o su importancia patrimonial, lo cual derivó de la polémica por la aprobación del proyecto Barrancones de Suez Energy y la posterior cancelación por parte del Gobierno. El Diario Finnaciero 22 de septiembre 2010.


Pese a esto, aún no existe claridad respecto a los plazos en los que se darán a conocer las áreas bajo protección y, conforme pasan los días, la preocupación en el sector aumenta, considerando que, dicha demora, podría afectar no sólo el desarrollo de los proyectos que actualmente se encuentran en carpeta, sino que también las inversiones futuras.

De acuerdo a lo señalado por expertos del sector, el problema se genera en los proyectos que ya cuentan con una localización establecida, ya que para iniciar la tramitación ambiental es necesario tener las coordenadas en las que se ubicará.

"Todos los proyectos que han sido estudiados tienen localizaciones definidas y han gastado recursos en los análisis, por lo que no es llegar y cambiar la ubicación", argumentó el consultor Juan Carlos Olmedo. En ese mismo sentido agregó que "todo proyecto que inicia su desarrollo para poder llegar a tener autorización ambiental tiene que hacer sus estudios en un lugar determinado, debe establecer una línea de base y medir impactos que va a producir".

Francisco Aguirre, de electroconsultores, afirmó, en tanto, que lo sucedido con Barrancones provocó "un efecto muy duro en algunas decisiones" y que el hecho de "definir zonas, hace que todos los proyectos que hoy están en carpeta y que han seguido los requerimientos para ser validados se pierden y eso tiene una consecuencia natural, que es que todo se atrasa".

Junto con la demora en la concreción de las iniciativas, Aguirre aseguró que hay que tener en cuenta que el desarrollo de los proyectos de generación está en manos de las empresas privadas y no del Gobierno, por lo tanto, "son ellos los que toman decisiones de inversión, en base a las reglas del juego vigentes". En tal sentido, Olmedo explicó que, a su juicio, "sólo habría un impacto negativo en el desarrollo de los proyectos que están avanzados y que se puedan aplazar por encontrarse en zonas declaradas no convenientes".

Problema adicional

Otro problema que se generaría con el establecimiento de las zonas protegidas es que los costos de la energía en el país serán más altos, ya que se generará menos oferta por el atraso en la definición de las zonas.

Según los expertos, el que se genere un atraso en el desarrollo de los proyectos creará cierta inestabilidad para los inversionistas.

De acuerdo a lo planteado por Aguirre, existe la posibilidad de que se genere un estancamiento en las inversiones y sería el factor clave para que se generen las alzas de tarifas. "Este cambio en las reglas de juego puede derivar en un estancamiento de las iniciativas. Y esto podría derivar en una falta de oferta, lo que se paga con precios más altos, lo que es complicado, tomando en cuenta que Chile ya está en niveles intolerables", agregó. ( Por Silvia Véliz)

Comments are closed.