Lanzan sonda que medirá capa de ozono en Santiago a 35 mil metros de altura

Esta tecnología, inédita en Chile, costó 200 mil dólares. Se eligió Colina por no tener edificios altos. La Tercera, 29 de septiembre 2010.


Esta tarde, a un costado de la Municipalidad de Colina, se realizará el lanzamiento del primer globo aerostático que permitirá medir el nivel de concentración de la capa de ozono sobre Santiago.

"Normalmente, las mediciones de la capa de ozono se realizan en la Antártica, por lo tanto hay mucho desconocimiento de cuáles son las concentraciones de ozono y la exposición a rayos ultravioleta nocivos en latitudes medias del país", dice Rodrigo Seguel, doctor en Ciencias de la Universidad de Chile a cargo del proyecto.

"A partir de esta investigación podremos obtener datos precisos de toda la zona central con una tecnología de punta inédita en Chile", agrega Seguel.

El proyecto de investigación del Centro de Ciencias Ambientales y el Centro Nacional de Medio Ambiente de la Universidad de Chile, financiado por el Estado a través de la Conama, significó una inversión de 200 mil dólares.

Colina fue el lugar escogido por los científicos, porque necesitaban un lugar plano, sin cerros ni edificios altos que pudieran interferir la comunicación con las sondas. "Además, consideramos que es un punto intermedio entre dos zonas de contaminación de alto interés: la Región Metropolitana y la Quinta Región. Queremos comprobar si existe algún tipo de transporte de contaminación interregional", dice Rodrigo Seguel.

El estudio se realizará mediante el lanzamiento periódico de sondas atadas a un globo aerostático al menos tres veces por mes durante un año, lo que permitirá registrar el comportamiento estacional de las concentraciones de ozono. Cada globo de helio se elevará hasta los 35 mil metros de altura (el nivel de la estratosfera, donde está la capa de ozono), llevando un dispositivo con radiosensores en miniatura que medirán durante todo el trayecto la concentración de ozono. Además, calculará otras variables meteorológicas, como la temperatura, humedad, presión, dirección y velocidad del viento. Las señales son captadas desde la estación base en Colina, con una antena de radiofrecuencia UHF (que obtiene los datos meteorológicos y químicos) y una antena GPS, que informa la ubicación exacta segundo a segundo.

"Esta es una experiencia inédita desde el campo investigativo y gracias a la cual podremos tener de primera fuente información que permita prevenir y tomar medidas para proteger a la población frente a los rayos UV", afirma el alcalde de Colina, Mario Olavarría.

 

Comments are closed.