Piñera y Medio Ambiente: Más incertidumbres que certezas

En esta primera etapa del nuevo gobierno, quedan al descubierto los vacíos de la institucionalidad ambiental tras la aprobación de la ley N° 20.417, que llegarán al extremo en los próximos días, cuando el país quede sin fiscalización ambiental. El episodio Barrancones, en tanto, refleja la incapacidad del Estado por regular una política energética eléctrica, además de visibilizar los problemas de la antigua institucionalidad ambiental, que se mantienen en las nuevas instituciones. Descargue este documento aqui.
Lea noticia relacionada: Terram denuncia que el país vivirá un "vacío institucional" en fiscalización ambiental.


Fundación Terram lanza su documento de Análisis de Coyuntura Nº 28, en el que hace un exhaustivo recorrido por las acciones y propuestas en temáticas ambientales del Gobierno de Sebastián Piñera en estos primeros seis meses, examinando declaraciones, anuncios, decisiones y hechos concretos.

Uno de los aspectos más destacados, dada la gravedad que reviste, está vinculado al proceso de transición institucional en materia ambiental del país pues, debido a la falta de previsión de las autoridades –tanto actuales como precedentes- el país se apresta a vivir una situación insólita, en la que carecerá de un órgano legalmente autorizado para fiscalizar y sancionar en materia ambiental. Esto porque en los próximos días dejará de funcionar la CONAMA, pero aún deberemos esperar varios meses antes de que pueda ejercer sus funciones el organismo sucesor en la materia: la Superintendencia Ambiental, que sólo entrará en vigencia después de que se apruebe en el Parlamento la ley que crea los Tribunales Ambientales, actualmente en primer trámite constitucional. Pese a que el gobierno envió recientemente al Congreso un nuevo proyecto de ley para intentar superar este impasse, difícilmente éste será aprobado a tiempo para evitar el vacío institucional.

En tanto, un hecho que tuvo gran cobertura mediática fue el tema Barrancones, que sin duda marcará un antes y un después en la actual administración. Frente a este caso, el Presidente Piñera dejó plasmada su particular manera de “resolver” un grave conflicto ambiental. Así, en lugar de esperar a que el caso se decantara por las vías institucionales establecidas por la ley, y presionado por las masivas protestas ciudadanas que se multiplicaron en todo el país que le exigían cumplir sus promesas electorales, el Mandatario optó por intervenir directamente ante la empresa Suez Energy. Gracias a esta gestión, fue el mismo Piñera quien, apenas 48 horas después que la Corema votara favorablemente el proyecto, anunció que la termoeléctrica Barrancones se relocalizaría. Con ello, otorgó un indiscutible triunfo a la ciudadanía, que logró salvar Punta de Choros de un seguro desastre ambiental, pero al mismo tiempo dio un fuerte golpe a la institucionalidad ambiental del país, en una etapa especialmente crítica pues ésta se encuentra en proceso de transición. Con su accionar, el Presidente Piñera condena a muerte a la naciente institucionalidad ambiental consagrada en la ley Nº 20.417.

El documento de Análisis de Coyuntura recoge, además, una revisión de la actuación del gobierno en temas tales como políticas y gestión ambiental, situación en Chile de los transgénicos, transformación de la salmonicultura, conservación y protección de áreas silvestres, energía, aguas, minería, política forestal, posición del país frente al cambio climático, así como impactos ambientales del terremoto.

Más informaciones: Depto. Comunicaciones Terram 2694499 – 7-9584543

Comments are closed.