Sumergir línea de transmisión de Hidroaysén costaría ocho veces más que la vía aérea

El gerente General de Hidroaysén, Daniel Fernández, en su segunda exposición a la Comisión de Turismo de la Cámara, sostuvo que la transmisión a través de torres es la única opción económica y operativamente viable. Estimó, además, que de concretarse todo acertadamente, las primeras centrales podrían estar operativas hacia el 2020. Camara.cl, 01 de septiembre 2010.
Lea noticia relacionada: HidroAysén ve primera central operativa en 2014.


Un costo ocho veces superior tendría sumergir la totalidad de la línea de transmisión que llevará la energía eléctrica producida en las centrales de Hidroaysén al Sistema Interconectado Central, en Santiago, respecto del sistema tradicional aéreo de torres, según afirmó el gerente General de Hidroaysén, Daniel Fernández.

En su segunda exposición ante la Comisión de Turismo de la Cámara, el ejecutivo sostuvo que la transmisión a través de torres es la única opción económica y operativamente viable.

“Uno tiene prácticamente ocho veces el costo por kilómetro de un trazado submarino respecto de un trazado aéreo y eso implica que uno puede usar este recurso muy acotadamente en un tramo de 2000 mil kilómetros, porque sino, los costos escalan a niveles que lo hacen prácticamente inviable. No es viable un proyecto desde ese punto de vista y yo diría que tampoco desde un punto de vista técnico, porque hay muchos puertos y vías de navegación”, explicó.

Recalcó que el sistema de transmisión subterráneo no es algo que se use a nivel mundial, salvo por tramos puntuales, tanto por los elevados costos como por el hecho que implica tomar control de un terreno y no una mera servidumbre, como el caso de las torres.

Junto con reiterar que la decisión de los inversionistas de materializar el proyecto sólo será tomada una vez que se tengan todos los elementos en la mano y con todos los estudios aprobados, estimó que, de avanzar todo correctamente, sería posible iniciar las obras en 2014 y tener operativas tres de las centrales hacia el 2020.

El Presidente de la Comisión, diputado Carlos Recondo (UDI), indicó que ha quedado claro que no está definido el trazado del tendido eléctrico aún y que sólo podría estar viable esa información una vez el proyecto ingrese a trámite al sistema de evaluación de impacto ambiental a mediados de 2011.

Dijo que algunos criterios generales expresados lo dejan satisfecho. Recalcó que el proyecto de generación no es ejecutable sin la vía de transmisión y que lo 2700 MW que se van a generar sólo podrán ser entregados en Santiago, donde está habilitada la interconexión con el SIC.

Finalmente, coincidió con Fernández en que las alternativas de sumergir la línea de transmisión o de llevarla vía subterránea son inviables, dado los costos que significaría y las dificultades técnicas presentes en la actualidad. “La tecnología submarina está aún en desarrollo; no hay muchas experiencias en el mundo”, planteó.

En una perspectiva distinta, el diputado Alfonso De Urresti (PS) estimó que se está privilegiando la perspectiva económica y estimó que, no podemos como país sacrificar el medioambiente, la calidad de vida y el desarrollo de las comunas afectadas por hacer más barato el proyecto y económicamente rentable.

“Yo creo que esto no es un proyecto nacional, este es un proyecto para Santiago en que se va a sacar energía de la Patagonia para llevarla a Santiago. No creo que sea lo más eficiente ambientalmente”, evaluó.

Adicionalmente, estimó que quedaron muchas dudas y sostuvo que hay dos aspectos fundamentales en relación a la línea de transmisión que no fueron aclarados: no hay ninguna referencia respecto de la aplicación del Convenio 169, pese a que la línea va a pasar por territorios indígenas; y no se especificó sobre la solicitud de concesiones mineras en varias partes del territorio para asegurar el trazado de la línea.

“Se ha señalado que esto es legal y que es una práctica común de otras empresas. La verdad es que no parece bien y creo que siguen existiendo muchas dudas para ver por dónde va a ser este trazado de prácticamente 2.000 kilómetros y con las alturas de torres de 45 y 70 metros, según corresponda. Va afectar enormemente a muchas regiones entre Aysén y Santiago”, sentenció.

 

 

Comments are closed.