Ambientalistas acusan intento de desprestigiar campaña “Patagonia sin represas”

Representantes del Consejo de Defensa de la Patagonial defienden la transparencia de las ONG’S, aseguran que Daniel Fernández, vicepresidente del megaproyecto, "está desesperado" y consideran "grotesco" que cuestione su financiamiento. "Que él cuente cuánto gana por hacer lo que está haciendo", emplazan. Radio Universidad de Chile, 12 de octubre 2010.
Lea noticia relacionada: Xstrata definirá en tres meses socio para proyectos eléctricos en Aysén.;


Llama la atención la fuerte ofensiva comunicacional iniciada por el vicepresidente de Hidroaysén, Daniel Fernández, quien decidió asumir la vocería del mega proyecto hidroeléctrico personalmente, a diferencia de lo que ocurría antes de su fichaje, cuando prácticamente la empresa no respondía a las críticas a menos que el presidente de Colbún, Bernardo Matte, hablara personalmente.

Hoy Fernández invita personalmente a algunos medios de comunicación masivos a recorrer los lugares que serían intervenidos en la Región de Aysén con la puesta en marcha de las cinco centrales hidroeléctricas y se da tiempo para contestarle a los detractores del proyecto.

Entre los argumentos esgrimidos por Fernández para contrarrestar la campaña internacional “Patagonia sin represas” del Consejo de Defensa de la Patagonia (CDP) están que se han levantado “mitos” en torno a Hidroaysén y que las ONG’s detrás de la campaña reciben financiamiento del extranjero o, incluso, de posibles competidores de Endesa y ENEL, dueños del proyecto.

Según Sara Larraín, directora del Programa Chile Sustentable, miembro del CDP, la estrategia de Hidroaysén simplemente es muestra de la desesperación de la empresa por revertir la mala imagen del proyecto energético.

“Daniel Fernández está desesperado, porque lo contrataron, le están pagando para que saque adelante el proyecto y no lo está logrando. (Sobre) que empiece a cuestionar quién financia a las distintas ONG’s, todos somos bastante transparentes y tanto el ministerio de Justicia como Impuestos Internos tienen muy claro, por los contratos y convenios, de dónde recibimos dinero y cómo lo gastamos. Solamente muestra la desesperación de él, que se prestó para ser mercenario de una empresa”, acusó.

Cuando se trata de enfrentar las críticas al financiamiento de “Patagonia sin Represas” en las que Daniel Fernández habla de sospechas por el origen de los fondos, Juan Pablo Orrego, coordinador de Ecosistemas, es tajante al indicar que los dichos del representante de Hidroaysén son “grotescos”.

“Yo invito a cualquier auditor a visitar nuestras oficinas, de Ecosistemas, de Chile Ambiente, de la Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida en Coyhaique, de Chile Sustentable, de Fundación Terram, cualquier día vengan a visitarnos. Y después visitan los rascacielos de acero y vidrios polarizados en el piso cuarenteavo, que huele a cuero y tabaco y no sé qué de estas empresas. Es grotesco que Daniel Fernández esté hablando de los financiamientos. Que él cuente cuánto gana al mes por hacer lo que está haciendo”, declaró.

Según afirma Sara Larraín, además, “creemos que ellos no tienen resuelto el proyecto de las centrales y tampoco el problema del tendido, en relación a los impactos sobre siete regiones del país, donde cruzan varios parques nacionales, zonas indígenas, más de 50 municipios”.

“Optar por Hidroaysén significa optar por más de lo mismo. Hoy tenemos hidroelectricidad y carbón, esto sería aumentar la hidroelectricidad en un momento donde el país necesita diversificar la matriz”, añade.

Paola Vasconi, directora de Fundación Terram, también es categórica en apuntar a las debilidades del megaproyecto, sobre todo en el intento de Hidroaysén de desprestigiar el trabajo de las ONG ambientalistas que han logrado posicionarlo como un perjuicio, con argumentos sólidos.

“Claramente es una estrategia que ha diseñado Daniel Fernández para desprestigiar todo lo que hemos logrado, en términos de posicionar el valor que tiene estratégico y para la región la conservación de la Patagonia. Yo creo que lo que está buscando es desprestigiar a las organizaciones que vienen haciendo un trabajo serio en términos técnicos, legales y políticos”, aseguró.

La “Campaña Patagonia Sin Represas”, por su parte, sigue creciendo a nivel internacional: para fines de octubre se espera la visita a la Región de Aysén de un grupo de activistas ambientales de Europa que vienen a conocer los impactos que producirá Hidroaysén, a los que se sumarán cineastas italianos que esperan documentar la opinión de los chilenos en torno a la instalación del megaproyecto energético.

 

Comments are closed.