Buscan proteger al gaviotIn chico… quedan sólo 2.000 ejemplares en el mundo

Son considerados claves para el ecosistema local. Trabajo es realizado por fundación que une al municipio de Mejillones, Codelco y otras empresas de la II Región. Especie habita en las costas de Perú y Chile.;La Segunda, 26 de octubre 2010.
Lea noticia relacionada: Los planes de conservación funcionan, pero no son suficientes para frenar la extinción.;


La cada vez más compleja tarea de buscar alimento, la contaminación ambiental y el avance de las actividades humanas hacia zonas antes no tocadas tienen en peligro de extinción a una de las aves más emblemáticas de la biodiversidad del norte del país: el gaviotín chico, que habita entre las costas de Perú y Chile.

Pero el futuro de esta especie podría cambiar: el municipio local junto a empresas de la II Región crearon una fundación con el objetivo de preservarla.

El plan de protección cumplió su tercer año en marcha y es liderado por Codelco, la municipalidad de Mejillones y otras siete empresas que operan en la zona. “Históricamente algunos privados ocuparon las áreas donde habitaba esta especie, por lo que nos organizamos con el mundo privado para protegerlas”, dice el alcalde de Mejillones, Marcelino Carvajal.

¿Por qué es relevante conservar a esta avecilla de sólo 23 cm? “Cuidarla es clave para el ecosistema: son reguladores del medio marino, pues consumen a peces con malformaciones, por ejemplo”, dice Carlos Guerra, investigador de la U. de Antofagasta. Pese a su importancia, a estos ejemplares les cuesta sobrevivir: quedan unos 500 en todo Chile… y sólo 2.000 a nivel mundial.

Debido a su situación crítica, el alcalde explica que unas 2.500 hectáreas donde anidan se han protegido: no pueden ser intervenidas en la época de reproducción. Además, junto a los privados han invertido unos $485 millones en los dos últimos años, recursos que sirven para aportar a la investigación científica y el cuidado de los sitios por parte de personal que actúa como “guardafauna”.

La presidenta del directorio de la Fundación para la Sustentabilidad del Gaviotín Chico y gerenta de Sustentabilidad de Codelco, Sandra Riquelme, explicó que “este es un proyecto exitoso y un aporte para el desarrollo sustentable de la región”.

El investigador Carlos Guerra sostiene que esta ave ha presentado una leve mejoría en cuanto a su población, pues pasó de 200 ejemplares adultos hace dos años, a 300 en Mejillones. “Pero hay que ser cautos debido a que son aves muy frágiles y cuya población puede variar”, dice. Añade que por ello se está haciendo un monitoreo a través de anillos que se les han instalado, lo que permite analizar el desplazamiento que tienen entre Perú y Chile.

Entre los descubrimientos que han realizado los científicos asociados a esta fundación está que las pequeñas aves se están quedando sin comida debido a que cada vez hay menos peces por la fuerte extracción de recursos marinos en las costas. “Requieren pequeños peces, los que son sacados en la pesca”, dice Guerra.

Otro de los problemas que los afectaban era que en algunos sitios de anidación había circuitos donde circulaban automóviles, lo que ahora se prohibió. 

Comments are closed.