Critican a la Casa Blanca por manejo de derrame en el Golfo de México

Se dice que la Casa Blanca fue demasiado optimista en los primeros momentos de la emergencia. BBC Mundo, 07 de octubre 2010.


Una comisión que investiga la respuesta de la petrolera británica BP al derrame del Golfo de México criticó fuertemente a la Casa Blanca por su manejo de la emergencia.

En un borrador del reporte se afirma que la administración Obama bloqueó los esfuerzos de los científicos por informar al público sobre los peores escenarios posibles.

También se acusa a los funcionarios de gobierno de haber sido demasiado optimistas sobre las posibilidades de controlar el desastre, uno de los peores en la historia de EE.UU.

El gobierno "dejó la impresión que no era lo suficientemente competente o, bien, lo suficientemente transparente con el público estadounidense", dice el informe en su parte conclusiva.

Los señalamientos no son compartidos por la Casa Blanca, que afirma que sus funcionarios "fueron claros con el público".En su defensa, el gobierno también insistió en que no hay evidencia que indique atrasos en la movilización derecursos para hacerle frente a la emergencia.

Pero según el corresponsal de la BBC en Washington, Steve Kingstone, las acusaciones igual ponen a la Casa Blanca en una situación embarazosa, pues provienen de una comisión nombrada por el propio presidente Barack Obama.

"Controlando la información"

En el reporte de la Comisión Nacional para el Derrame de Petróleo se afirma que la Casa Blanca estuvo directamente involucrada en los esfuerzos por controlar la información sobre el derrame, que empezó luego de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, el 20 de abril pasado.

También se dice que durante los importantes primeros 10 días del derrame el gobierno "pareció estar a la zaga" en su respuesta, y que los guardacostas fueron "excesivamente optimistas" al creer que BP iba a poder manejar el incidente.

Mientras, a los científicos del gobierno se les acusa de haber subestimado la cantidad de petróleo vertida en el Golfo, para luego sobrestimar la cantidad de crudo evaporada o removida del mar.

En particular, el reporte critica a la asesora en Política Energética del gobierno de EE.UU., Carol Browner, por haber afirmado erradamente por televisión que tres cuartos del petróleo derramado "ya no estaba".

Los peores escenarios

La Comisión también acusa a la Casa Blanca de haber bloqueado una solicitud de la Administración Nacional de asuntos Oceánicos y Atmosféricos (NOAA, por sus siglas en inglés) para hacer públicas las peores proyecciones sobre la escala del derrame.

Inicialmente el gobierno admitió que, en el peor escenario posible, la cantidad de petróleo derramado por día podía ascender a unos 4,2 millones de galones.

Más adelante esa estimación fue revisada a la alta por la NOAA, que calculó que el vertido podía sumar 4,6 millones de galones diarios.

Y en el permiso de explotación de BP se calculaba un máximo de 6,8 millones de galones por día en caso de accidente. Esos números, sin embargo, no fueron dados a conocer a la población.

Finalmente, en el reporte también se afirma que dice que muchas de las decisiones tomadas para evitar que la mancha de petróleo se extendiera -especialmente el uso excesivo de barreras artificiales en el estado de Luisiana- se habían tomado sólo para "mantener contentos a los parroquianos".

La explosión de la plataforma Deepwater Horizon mató a 11 trabajadores y contaminó cientos de kilómetros de costa, causando daños ambientales y afectando a la industria pesquera y turística, hasta el cierre definitivo del pozo Macondo, el 15 de julio pasado.

 

Comments are closed.