Agricultura y minería urgen medidas por escasez de agua en centro-norte del país

La reducida disponibilidad del recurso hídrico afecta a los sectores en Atacama y Coquimbo. El Diario Financiero, 15 de diciembre 2010.


La declaración de escasez en las cuencas hídricas de Coquimbo y Valparaíso hace algunas semanas, sólo logró incrementar la preocupación que la agricultura y minería de la zona y de poco más al norte han manifestado frente al necesario recurso.

De acuerdo al presidente de la Sociedad Agrícola del Norte, José Alejandro Moreno, pese a que a comienzos de diciembre la Dirección General de Aguas (DGA) del MOP anunció una serie de medidas para mitigar el declarado problema (ver destacado), los representantes dicen que extrañan respuestas a largo plazo.

"Aquí la única solución es que caiga agua, porque las medidas administrativas, más que nada, son eso, estados que dicta la autoridad para poder reservar recurso cuando ya no hay agua, para poder tener las facultades de llegar con ayuda a localidades, lo que poco tiene que ver con la agricultura", señaló.

Y la alerta incluso llega a las zonas aledañas, como Atacama, donde el estado de los embalses para riego -como Lautaro- a noviembre registran niveles muy por debajo de los promedios históricos y que su capacidad (ver tabla).

Para el presidente de la Asociación de Productores y Exportadores del Valle de Copiapó (Apeco) y miembro consejero de la Sociedad Nacional de Agricultura, Rafael Prohens, "el tema de fondo es que el Estado tiene que hacerse cargo de una solución integral". En este sentido, propuso que la autoridad debiera barajar la posibilidad de trasvasijar agua desde otras cuencas menos aproblemadas -como la del Huasco, dijo- hacia aquellas que cuentan con mayor urgencia, como la de Copiapó.

Frente a esto, el director de la DGA, Matías Desmadryl, afirmó que ya se encuentran trabajando en ésta y otras medidas de carácter definitivo, que permitirán la formulación de una Estrategia Nacional de Recurso Hídrico, en base al diagnóstico de un grupo de expertos, con el respaldo del Banco Mundial, cuyos resultados debieran conocerse a fines de diciembre. Esto con conclusiones relacionadas a "ahorro de agua en tiempos de abundancia, a aumentar la eficiencia hídrica en los distintos sectores productivos y una serie de medidas que permitan que exista mayor disponibilidad de agua", además de infiltración artificial de acuíferos, entre otros, señaló.

Mineras y la desalinización

Aún así, de acuerdo a Prohens, la escasez, particularmente, en la III Región estaría relacionada a que "en un momento determinado el Gobierno otorgó derechos sin conocimiento de la cuenca (de Copiapó)". En este sentido, apuntó a que el problema estaría focalizado en el cuarto sector acuífero de Copiapó, "donde están concentradas las plantas mineras".

Pero para el gerente general del Consejo Minero, Javier Cox, la gran minería no tiene un uso tan intensivo del agua, con un consumo que llega al 5% a nivel nacional y a 13% en la región. No obstante, "eso no quita que vienen proyectos en la gran minería (en la zona), lo que va a requerir un mayor consumo de agua", advirtió.

Por lo mismo, indicó que un tema que requiere desarrollo es el acceso a información sobre su disponibilidad.

"Sería muy útil que parte de los recursos que se recaudan con la minería se pudieran ocupar también en mejorar la información. Hoy se ha logrado avanzar bastante en medir cuánto es el agua que se usa y la demanda para el futuro, pero lo que no está tan claro es la parte de la oferta", sostuvo.

En esta línea, Desmadryl dijo que "en el caso de los proyectos mineros que se están evaluando ambientalmente, muchos de ellos contemplan la desalinización de agua y la conducción a los puntos donde se encuentran ubicados estos proyectos". Tecnología que, aún así, es de alto costo para la industria -unos US$ 3 por metro cúbico- y que, por lo mismo, la agricultura ve aún más lejana, con un consumo de 12 mil metros cúbicos por hectárea al año, según agregó Prohens.


 

Comments are closed.