Antofagasta y Mejillones serán las primeras ciudades abastecidas sólo con agua de mar

Proyecto de abastecimiento por desalinización pionero en Chile y Sudamérica se completaría el 2014. En 2011 parte la construcción de la segunda planta desalinizadora en la II Región, que permitirá que el consumo humano del vital recurso esté asegurado.;El Mercurio, 13 de diciembre 2010.
Lea noticia relacionada: Antofagasta representa el 48% del consumo de agua de mineras en el país.


Menos del 1% del agua del mundo se puede consumir de manera inmediata, según estudios de la ONU. Por ello, países como Arabia Saudita han impulsado con fuerza en los últimos años industrias dedicadas a desalinizar el agua del mar. Y los avances son notorios. En los últimos 20 años, la capacidad mundial para este proceso casi se ha duplicado: desde 26 millones de m {+3} al día, entre 1990 y 2000, a 50 millones de m {+3} , entre 2000 y 2010.

Un desafío que responde a la sensible realidad que enfrentan sobre todo zonas desérticas como la Región de Antofagasta, en Chile. Actualmente, la mayoría del agua que se tiene para el consumo humano se obtiene desde la aducción Toconce, ubicada en la precordillera. El río Loa, único afluente que desemboca en el mar, tiene un escuálido caudal y es usado preferentemente para abastecer a la industria minera.

Por ello, y ante la demanda de esa zona, desde 2014, Antofagasta y Mejillones serán las primeras ciudades de Sudamérica cuyo suministro total de agua potable para consumo humano provendrá de la desalinización de agua de mar.

El proyecto está a cargo de la sanitaria Aguas Antofagasta, compañía que el próximo año licitará la construcción de la segunda planta desalinizadora de la región. Con la nueva central se podrá lograr el total abastecimiento de las localidades que están ubicadas a 61 km de distancia y comparten la misma red.

Según explica Marcos Kútulas, gerente general de la empresa, las obras tienen un costo de US$ 60 millones, partirán a fines de 2011 y se podrá producir mil litros por segundo del recurso.

Este proyecto se sumará a la unidad que opera desde 2003, que tiene una capacidad de producir 470 litros por segundo, y que hoy abastece al 65% de los 400 mil habitantes de Antofagasta.

En tanto, proyectos similares se replican por el norte del país. Tocopilla, ciudad de 25 mil habitantes, sería la tercera comuna que al 2014 contaría con suministro de agua de mar desalinizada, mientras que en Taltal, desde el próximo año el 25% de sus 12 mil habitantes contarán con este recurso.

Todas estas iniciativas se suman al reciente anuncio del Presidente Piñera, quien prometió la construcción de una planta desalinizadora en Arica, además de siete proyectos similares, aunque destinados a uso industrial (minería), en la Región de Atacama.

Catastro de aguas

Mientras esta industria comienza a crecer, de forma paralela, la subsecretaria de Obras Públicas, Loreto Silva, anunció que el Gobierno y el Banco Mundial iniciaron un diagnóstico de la situación hídrica del país. "Los resultados definirán la política del Gobierno que incentivará el uso eficiente, generar nuevas fuentes (como plantas desalinizadoras) y mejorar la institucionalidad de la DGA".

Silva explicó que uno de los desafíos es bajar los tiempos de respuesta para responder a las solicitudes de los usuarios. "La DGA no puede tardar años o décadas para dar esas respuestas. Por ejemplo, que se defina la disponibilidad de un acuífero. Al 31 de marzo había 8.700 expedientes sin resolver", explicó, agregando que desde 2011 habrá un "catastro único de aguas".  
 
EVALUACIÓN: En las próximas semanas se ingresará el proyecto al Sistema de Evaluación Ambiental.

Asociación internacional

Antofagasta no sólo será pionera en este abastecimiento, sino que además será la sede de la Asociación Latinoamericana de Desalación, agrupación de nueve empresas internacionales que buscan promover, proteger y desarrollar la desalación de agua de mar que se destina al consumo humano y uso industrial en minería y agricultura. La nueva entidad se sumará a otras que funcionan en Europa.

Según proyecciones del Gobierno, en los próximos años la demanda de agua aumentará 40%, por lo que el subsecretario de Minería, Pablo Wagner, enfatizó que el mayor desafío consiste en "formar profesionales idóneos" en este tema.

 

Comments are closed.