Gobierno fundamenta cambios a norma para centrales térmicas

Respecto de nivel de emisión y plazos Autoridad llamó a eléctricas a iniciar los estudios para adaptar sus instalaciones.;El Mercurio, 04 de diciembre 2010.
Lea noticia relacionada: "La norma es igual de exigente que en la UE"
Uriarte dice que ajustes a norma de termoeléctricas son injustificables.


Haciendo un llamado a las empresas generadoras a iniciar los estudios para adaptar sus centrales a la nueva norma de emisión de termoeléctricas, el subsecretario de Medio Ambiente, Ricardo Irarrázabal, explica los fundamentos de los cambios que el Gobierno realizó al texto definitivo de esta regulación, respecto del anteproyecto del gobierno anterior.

"Chile nunca ha tenido una norma de emisión para termoeléctricas. Ésta comenzó su trámite en 1999, y este gobierno se hizo cargo del problema y sacó una norma que es muy exigente. Para las centrales nuevas no hay modificación respecto del anteproyecto, y para las existentes se fija un estándar internacional que tiene una exigencia muy alta", dice.

Irarrázabal agrega que lo más relevante para la autoridad es el material particulado, cuyos límites y plazos de adecuación, dice, no fueron modificados respecto del anteproyecto de diciembre de 2009.

La autoridad dice que para seguir el principio de gradualidad contenido en la legislación se optó por extender a cuatro y 5,5 años -dependiendo de si la eléctrica está en zona saturada o no- el plazo inicial de tres años, que se otorgará a las empresas para adaptar las centrales existentes y aquellas declaradas en construcción a los límites de la norma.

"El plazo de ajuste tiene que ver con una inversión que las empresas tienen que hacer, y que rondará entre US$ 1.400 millones y US$ 1.700 millones, lo que requiere encargar equipos y, en algunos casos, evaluar esas instalaciones de abatimiento de emisiones en el Servicio de Evaluación Ambiental", comenta, respondiendo así a quienes califican como excesivo el mayor período para la adaptación.

Irarrázabal descarta, además, la existencia de presiones por parte del Ministerio de Energía para adecuar los parámetros. "La gente del sector eléctrico pedía bastante más holgura y bastantes más plazos. Aquí no hubo una doblada de mano, sino que simplemente realismo y gradualidad", manifiesta.  
 
CON LA NORMA, las emisiones de material particulado de las centrales existentes caerán en 75%, y las de las nuevas lo harán en 99%, respecto de los valores actuales.

Comments are closed.