Inician discusión de proyecto que modifica Ley sobre concesiones de Geotermia

La iniciativa viene a actualizar la normativa vigente, buscando dentro de los objetivo agilizar el otorgamiento de las concesiones y establecer un mayor compromiso por parte de quienes reciben esas concesiones para realizar las inversiones. Camara.cl, 21 de diciembre 2010.


En la perspectiva de actualizar una normativa vigente desde hace diez años, el Ejecutivo ingresó a trámite legislativo un proyecto que modifica la Ley de Geotermia, iniciativa que comenzó a ser analizada por la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados.

“El Ejecutivo ha hecho una presentación sobre el proyecto de geotermia, el cual mejora lo que hay. Se están considerando todas las pautas que puedan significar los inconvenientes medioambientales y la propiedad minera, porque van a competir con los espacios de las concesiones de geotermia”, explicó el diputado Carlos Vilches (UDI).

Indicó que esta propuesta va de la mano con un programa de configuración volcánica del país, de manera que haya un plan determinado y un conocimiento total de la energía geotérmica potencial que hay en Chile. “Hoy día hay antecedentes parciales, pero lo que se pretende es llegar a tener una información completa para ofrecérsela a los empresarios mediante los sistemas de concesión de exploración y explotación, que cada tres años tendrán que ser informadas, para la continuidad del proyecto o su término”, precisó.

El ministro de Energía, Ricardo Raineri, sostuvo que la actual Ley de Geotermia no ha dado mayores resultados, en términos de tener una planta de geotermia funcionando ene l país.

“Se vio que había algunos temas por perfeccionar. Lo que se está buscando aquí es acelerar el otorgamiento de concesiones de geotermia y establecer un mayor compromiso por parte de quienes reciben esas concesiones para realizar las inversiones, ya sea en la etapa de exploración como también en la etapa de explotación, que permita contar con proyecto de generación eléctrica sobre la base de geotermia en Chile”, acotó.

Tal como mostró en su presentación a los diputados, las solicitudes pueden demorar más de 500 días en ser respondidas, habiendo casos en que se supera los siete años, como el de Puchuldiza Sur 2, de la empresa GGE Chile Spa. Hoy, precisó, existe un total de 62 concesiones de exploración y explotación en vigencia para los próximos meses, estando concentrados dichos proyectos en Tarapacá (19,4%), Antofagasta (22,6%) o entre ambas regiones (3,2%).

Planteó que las principales barreras al desarrollo de la geotermia en Chile se concentran el riesgo exploratorio; insuficiente información sobre el recurso geotérmico; un procedimiento de constitución de concesiones largo y engorroso; existencia de espacios de especulación e inactividad exploratoria; necesidad de know how público y privado para tramitación de permisos; industria de servicios limitada; infraestructura limitada (caminos, líneas de transmisión); y falta de conocimiento de esta tecnología por parte de la población.

Según explicó a la Comisión, se permitirá que el área de la concesión de explotación abarque toda el área de concesión de exploración otorgada previamente. Ello, con el fin de evitar distorsiones y especulación al momento de la presentación de la solicitud de concesión de exploración.

Además, se establecerán nuevos requisitos a la solicitud de concesión que hacen verificable el estado de avance de los trabajos e inversiones comprometidas. En esa misma línea, el Decreto de Concesión de Explotación deberá indicar cual será la capacidad de producción del proyecto, expresada en potencia instalada, y que tanto el aumento como la disminución de la capacidad de producción deberán ser solicitadas formalmente a la autoridad.

Para efectos de la fiscalización del cabal cumplimiento, por parte del concesionario, de las obligaciones contenidas en el decreto de concesión, se establece un sistema de auditorías externas, a cargo de auditores debidamente registrados ante el Ministerio de Energía.

Finalmente, entre otras novedades, se reducen algunos de los plazos contemplados en el procedimiento de concesión y se introduce un examen de admisibilidad de las solicitudes de concesiones, tanto de exploración como de explotación, con el objeto de subsanar fallas formales de inmediato y evitar que éstas afloren una vez avanzada la tramitación del procedimiento concesional.

El ministro resaltó que la agilización de los trámites no implica, en ningún caso, alterar la normativa medioambiental, que seguirá su carril propio. Asimismo, planteó que no se deberían dar situaciones similares al accidente ocurrido en El Tatio, donde explotó una válvula en una zona cercana a los geisers.

“Junto con el trabajo que estamos haciendo con este proyecto estamos trabajando en el ministerio para hacer un reglamento de seguridad para la perforación de geotermia, que permita resguardar que los procedimientos que se ocupan en la actividad de exploración cumplan con altos estándares de seguridad”, detalló.

Informó que el presente proyecto recogió algunas materias que habían sido abordadas por una propuesta del Gobierno de Michelle Bachelet, la cual ya contaba con un avance en su trámite en la Cámara. Especificó que las principales diferencias van en el tema de las responsabilidades que se le asignan a cada uno de los actores, particularmente todo lo que dice relación a la fiscalización de las actividades de exploración y producción, donde se le entrega un rol muy importante a auditores externos. 

Comments are closed.