La amenaza medio ambiental que acecha a Panguipulli

Organizaciones acusan irregularidades en la tramitación ambiental de millonarias iniciativas que empresas como Colbún y Endesa desarrollan en la región de Los Ríos, además de una planta incineradora que tendría efectos cancerígenos en los habitantes de la zona. “¿Por qué Panguipulli tiene que sacrificar todo su desarrollo turístico para beneficio ni siquiera del país, sino de privados?”, cuestionan.;Radio Universidad de Chile.cl, 13 de diciembre 2010.


La tranquilidad de los paisajes que rodean el lago Panguipulli contrasta con la preocupación entre algunos de sus habitantes. Hace meses se formó un comité para hacer frente a diferentes proyectos que amenazan la zona y hace algunos días se realizó una marcha en rechazo a éstos. Se trata de una planta de incineración de residuos biológicos, principalmente desechos hospitalarios, que la empresa Biogeosur y varios proyectos hidroeléctricos de Endesa –en Neltume, Choshuenco y Puerto Fuy-, además de la postergada represa que Colbún intenta construir en el río San Pedro.

Según Álvaro Mendoza, vocero del Comité por la Defensa de la Vida y el Patrimonio Cultural de Panguipulli, la preocupación más inmediata y urgente es la planta incineradora. Autorizada por la Corema en marzo de 2009 y ya construida en el sector Palguín Alto, aún no funciona por encontrarse en proceso sancionatorio por parte de la Corema de Los Ríos. Según el ambientalista, ésta causaría “un daño irreparable en la salud de las personas y seres circundantes”: los contaminantes y metales pesados de sus cenizas provocarían cáncer y otras enfermedades congénitas.

“Es un tema de salud pública y un daño inmediato a las personas. Las centrales hidroeléctricas igual van a incidir, pero no afectando directamente la salud. En cambio la planta de incineración no es un beneficio económico, sino que sencillamente afecta la salud de las personas y a todo ser viviente circundante a la planta”, explica Mendoza, quien añade que las autorizaciones otorgadas a los proyectos no son confiables. “Son tal las irregularidades que existen, que merecen un análisis nuevo, que sean sometidos nuevamente a estudios de impacto ambiental”, añade el dirigente.

Más allá de los perjuicios específicos que ocasionen la planta y las centrales, el Comité plantea que Panguipulli, declarada Reserva de la Biósfera por la Unesco y zona de interés turístico por el Sernatur, debería tener otro perfil: “Todos estos títulos que logra nuestra comuna no sirven de nada, porque los proyectos que atentan contra nuestro medio ambiente y la naturaleza tan hermosa de la zona perjudican el turismo, que es el principal eje económico de Panguipulli. Proyectos de este tipo vienen a empañar y echar por tierra todo el trabajo que por años se ha realizado en esta zona”, apunta Mendoza.

“¿Por qué Panguipulli tiene que sacrificarse?”

“Nuestra comuna está siendo invadida por un sinnúmero de proyectos”, advierte Vito Capraro, del Frente Ambientalista de Panguipulli. El dirigente considera que Colbún es el más dañino y asegura que en el marco del proyecto Neltume, Endesa ha ocupado territorios sagrados para las comunidades mapuche de la zona y ha violado el Convenio 169 de la OIT, ratificado por el Estado de Chile. Justamente, las organizaciones atribuyen la retirada de la empresa noruega SN Power a la presión indígena. “Dentro de sus políticas estaba no tener conflictos con comunidades indígenas. Aquí hubo una resistencia muy fuerte y, prácticamente, los peñis los echaron”, dicen.

Pocos días atrás, Endesa presentó ante la Corema de Los Ríos el Estudio de Impacto Ambiental de la central Neltume y la línea de alta tensión a Pullinque, proyectos que suman una inversión por más de 800 millones de dólares y serán evaluados hasta mayo de 2011.

En tanto, Colbún postergó el inicio de las principales obras en el río San Pedro al menos hasta junio de 2011 para continuar, según informó a la autoridad ambiental, con las prospecciones, estudios y análisis geológicos. Ante esto, las organizaciones señalan que la empresa no ha encontrado la roca madre en que se asienta la represa y reiteraron que hubo irregularidades en el controvertido proceso de tramitación ambiental realizado en 2008, donde se había advertido su inviabilidad: “¿Por qué se inició un proyecto que se sabía que estaba viciado?”, cuestiona Álvaro Mendoza, quien asegura que aquel proyecto pone en riesgo a unos 200 mil habitantes entre los poblados de Los Lagos y Valdivia.

En este escenario, el Frente Ambientalista de Panguipulli plantea un ordenamiento territorial para el país: “Al norte metan todas las mineras que quieran. En la zona céntrica, que también tiene ríos, perfectamente metan todas las hidroeléctricas que quieran. Pero en la zona sur, Chile tiene que producir desarrollo turístico, desarrollo verde, reforestación, agroturismo, en fin. No es compatible que tengamos nuestros ríos a merced de las hidroeléctricas, donde quienes ganan al final son los privados”, apunta Vito Capraro.

Una postura que ha defendido también la municipalidad de Panguipulli, que apunta a desarrollar el turismo antes que los proyectos energéticos. Para eso se han reunido con diversos actores de la región: “Queremos que todos cantemos a una sola voz que la alternativa energética no es intervenir las aguas, los asentamientos humanos, la biodiversidad ni alterar destinos turísticos como el que tenemos”, dice el alcalde René Aravena. “Está comprobado que cerrando un sector de siete por ocho kilómetros en el norte tenemos, solo con placas voltaicas, la energía suficiente para todas las empresas mineras del norte y gran parte de nuestro país. Por lo tanto, existen alternativas”, agrega.

Vito Capraro acusa que es una mentira que los proyectos hidroeléctricos beneficien “al país”, ya que en realidad buscan proveer de energía a las mineras: “¿Por qué Panguipulli tiene que sacrificar todo su desarrollo turístico para beneficio ni siquiera del país, sino de privados?”, pregunta.

En ese sentido, los ambientalistas plantean un “megaproyecto verde” para que incorpore desde las comunidades mapuche hasta los grandes empresarios que poseen tierras en la región. “Pretendemos que Panguipulli viva de la reforestación, de la explotación adecuada de los bosques, con reforestación de nativo, agroturismo”, enumera entre una serie de ideas. “En fin, todo un desarrollo donde la comuna sí está disponible para eso, pero no queremos que se instalen hidroeléctricas, porque eso es absolutamente incompatible con lo que pretendemos”, concluye.

Ante la consulta del Diario Electrónico de Radio Universidad de Chile, la Corema de Los Ríos señaló que “por política del nivel central” no se dan entrevistas telefónicas. 


 

Comments are closed.