La capa de ozono se recuperaría sólo entre 2080 y 2090

Hace una década se preveía que se regeneraría en 2050. Este proceso, más lento de lo esperado, ha hecho que la radiación ultravioleta se mantenga en niveles peligrosos.;La Hora, 17 de diciembre 2010.


Hace diez años diversas estimaciones científicas de todo el mundo esperaban que la capa de ozono se recuperara totalmente en 2050. Hoy el panorama es muy distinto y las proyecciones prevén una regeneración mucho más lenta. Actualmente se cree que recién en 2080 ó 2090 se llegarán a los niveles originales existentes hasta 1980.

Así lo asegura a La Hora el doctor en Física de la Universidad de Santiago, Ernesto Gramsh. El académico presentó ayer un estudio realizado por la Usach y la Corporación Nacional del Cáncer que mide durante la última década la radiación UV sobre Santiago.

El experto afirma que el agujero de la capa de ozono se ha mantenido estable desde 2000, algo que es preocupante, ya “que se había previsto que iba a empezar a disminuir y recuperarse de a poco, pero no ha sucedido así”.

El académico explica que esto en gran parte se debe a que los compuestos clorofluorocarbonos hidrogenados (HCFC) que reemplazaron a los clorofluorcarbonados (CFC), que dañaban a la capa, han tenido un uso masivo. Por ende, igual la dañan.

Además, según detalla, “el problema del cambio climático ha generado transformaciones en los vientos estratosféricos, lo que provoca que haya falta de ozono en algunas partes del hemisferio sur”.

NIVELES PELIGROSOS

Los nulos avances en la reducción del agujero de ozono han provocado que los niveles de rayos UV, dañinos para la piel, no hayan disminuido.

De acuerdo al balance presentado ayer, durante los últimos diez años los índices de radiación ultravioleta en Santiago mantuvieron un aumento constante.

El promedio del último decenio en la capital es sobre diez, catalogado como peligroso.

Además, se espera que en el verano se registren peaks extremos por sobre los 13 y 14, es decir, similares a los registrados el año pasado.

Como se sabe, la exposición prolongada a la radiación ultravioleta genera graves daños en la piel, los que incluso pueden derivar en cáncer.

Como recuerda la doctora Cecilia Orlandi, dermatóloga asesora de la Corporación Nacional del Cáncer, esta es la enfermedad oncológica que más ha aumentado en Chile y el mundo y representa casi la mitad de todos los cánceres que afectan al ser humano.

Por eso, insiste en la necesidad de protegerse adecuadamente, usando protector solar adecuado de factor treinta o más, unas tres veces al día y especialmente en personas que trabajan al aire libre, tal como lo exige la ley.

Además llama a evitar el sol entre las doce y las 16 horas, lapso del día en el que se produce la mayor concentración de rayos UV.  
 
25 millones de kilómetros cuadrados es el tamaño estimado del agujero en la capa de ozono.


 

Comments are closed.