Pobladores de Caimanes rechazan condiciones de minera Los Pelambres para retomar diálogo

En asamblea vecinal. Uno de los requerimientos que realiza la empresa para volver a sentarse a la mesa de diálogo por el eventual cierre del tranque de relaves El Mauro era la dimisión de Cristián Flores como vocero de los huelguitas. Pese a que la compañía insinuó que Flores seguía sus intereses personales, los pobladores rechazaron la postura de la firma. De todas formas, se confirmó al obispo de Illapel como mediador en el conflicto.;Radio Universidad de Chile.cl, 14 de diciembre 2010.


Una serie de condiciones presentaron los ejecutivos de la minera Los Pelambres, propiedad de la familia Luksic, para retomar la mesa de trabajo con los representantes de la comunidad de Caimanes que exige el cierre del tranque El Mauro que recibe los relaves tóxicos de la compañía.

A través del Obispo de Illapel, Jorge Vega, la empresa hizo llegar a los pobladores una serie de requerimientos, entre ellos, la salida de la mesa de conversaciones del vocero del Comité de Defensa de Caimanes y de las ocho personas en huelga de hambre, Cristián Flores.

“Esto es un garante que entregue la certeza a todos los involucrados de que los caminos son los correctos y representan las aspiraciones de los huelguistas, sus familias y las de todos sus vecinos. Asimismo, por el bien de la comunidad, estamos dispuestos a construir una mesa de diálogo aún manteniéndose algunos vecinos en huelga de hambre. Sin embargo, tenemos la convicción que la presencia de Cristián Flores, quien ha demostrado representar los intereses económicos por todos ya conocidos, no permitirá avanzar en una solución real e inclusiva”, expuso la empresa a través del sacerdote.

La idea fue rechazada por los pobladores en una asamblea que se realizó el lunes, donde expresaron su molestia por la presencia de la compañía que finalmente contaminará la zona con los residuos que se dejarán en el tranque.

Una de las personas presentes en el encuentro con el Obispo de Illapel criticó las condiciones impuestas por la firma de los Luksic: “Es como si llegara de visita a su casa y le impusiera una serie de condiciones. Tienen que respetar el hecho de que ellos fueron los que llegaron aquí. Ellos instalaron un cáncer que nos obligará a irnos, incluso a aquellos que están en el cementerio”, protestó un poblador.

Cristián Flores participó en la primera mesa de conversación con los ejecutivos de minera Los Pelambres que finalmente fracasó y reafirmó la decisión de los ocho pobladores de continuar con la huelga de hambre que ya cumple 80 días.

El propio Flores rechazó las imputaciones de los ejecutivos en el sentido que representa los intereses de los ayunantes para buscar un beneficio económico, ya que de lo que se trata es de impedir la instalación del tranque de relaves de la minera.

“Les dije que no necesitaba nada de ellos, menos dinero. Lo único que solicité fue una solución para el pueblo. Yo tengo mi trabajo y económicamente estoy bien y no necesito su plata. Se los dije personal y públicamente. Para ellos el problema era que no recibiera plata de su parte para mi propio beneficio para que esto se agilizara, pero insistí en que lo único que busco es una solución colectiva para el pueblo de Caimanes”, afirmó el portavoz de los huelgustas.

Flores sostuvo en la asamblea sentirse como un perseguido político por la empresa y la policía, la que aseguró interviene sus comunicaciones, todo por su trabajo como dirigente de los pobladores de Caimanes.

Finalmente la asamblea aceptó la presencia del Obispo de Illapel como mediador en este conflicto para alcanzar una nueva mesa de negociación con los representantes de minera Los Pelambres e impedir así que se agudice el deterioro de la salud de las ocho personas en huelga de hambre hace más de dos meses.

Comments are closed.